Centímetros Cúbicos » Noticias Motor

Una novedad que afecta a muchos conductores

La prueba de la ITV que millones de coches ya no tienen que pasar

Seguro que alguna vez en la vida has acudido con tu coche a pasar una inspección técnica. Te conviene saber que, en ocasiones, algunas pruebas ya no tienen que realizarse.

Publicidad

Las inspecciones técnicas de vehículos llevan muchos años con nosotros. Repartidas por toda España en forma de estaciones de inspección, su función es, básicamente, garantizar que todos los vehículos que circulan por nuestras carreteras lo hacen respetando unos mínimos niveles de seguridad tanto a nivel técnico (funcionalidad e idoneidad del vehículo y de todos los sistemas de seguridad que integra) como a nivel administrativo (seguro obligatorio en regla, documentación vigente...)

Seguro que la mayoría vosotros habéis acudido, al menos una vez, a una estación de ITV. El procedimiento de inspección es relativamente sencillo, de manera que se analizan las emisiones contaminantes y, posteriormente, se analiza el funcionamiento de otros elementos del vehículo como el sistema de frenado, de iluminación o la suspensión. Si todo ha ido bien, tu coche recibirá la autorización para seguir circulando durante uno o dos años dependiendo de la edad del vehículo, pero si no ha ido bien, deberás subsanar los problemas antes de recibir una autorización.

Los cambios de la ITV

Los coches han cambiado mucho en las últimas décadas y, con ellos, lo han hecho también los diferentes procedimientos de inspección de las ITV, adaptándose así a las necesidades técnicas de los vehículos más modernos. Por eso, con el paso de los años se han añadido nuevas pruebas adaptadas a la idiosincrasia actual, aunque en ocasiones nos encontramos con actualizaciones que, parajódicamente, eliminan pruebas en la ITV. Es precisamente el caso que hoy te mostramos.

ITV
ITV | Newspress

Las pruebas de frenado de la ITV son una de las pruebas más comunes: se realizan mediciones de eficacia a través de rodillos gracias al frenómetro, una prueba a la que hasta ahora se tenían que enfrentar todos los vehículos dotados con un sistema de frenado convencional y otro de estacionamiento a excepción de aquellos que no fuesen compatibles con los frenómetros de rodillo. Desde hace unos meses, sin embargo, algunos vehículos han quedado exentos de la prueba del frenómetro.

Nos estamos refiriendo a los vehículos dotados con freno de estacionamiento eléctrico, un elemento que se ha popularizado en los últimos años de manera más que notable, de forma que en la actualidad es posible encontrar vehículos con freno de estacionamiento eléctrico en todos los segmentos del mercado. Este sistema utiliza un motor eléctrico para accionar las pinzas de freno y bloquear así las ruedas. Sin embargo, no se trata de un sistema que se lleve especialmente bien con los frenómetros de rodillo, de manera que se ha eliminado esta prueba.

Así es: los vehículos con freno de estacionamiento eléctrico ya no tienen que someterse a la prueba de frenado con rodillos para el test del freno de estacionamiento, sino que esta prueba ha sido sustituida, tal y como refleja el manual de procedimiento de estaciones de ITV en su última versión (7.5.0), por una prueba de holguras y una prueba visual realizada por el inspector, que verificará que el freno de estacionamiento eléctrico es capaz de bloquear correctamente las ruedas correspondientes.

Publicidad