Centímetros Cúbicos » Noticias Motor

El récord actual de velocidad en tierra es de 1.227,986 km/h

El proyecto del Bloodhound entra en administración y está más lejos el sueño de superar los 1.600 km/h

Tras más de una década de gestación, el proyecto Bloodhound está cada vez más cerca de tener un final muy oscuro después de que los responsables hayan anunciado que entran en administración concursal.

El proyecto del Bloodhound entra en administración y está más lejos el sueño de superar los 1.600 km/h

Centímetros Cúbicos El proyecto del Bloodhound entra en administración y está más lejos el sueño de superar los 1.600 km/h

Publicidad

Tras muchos retrasos, cambios de programa, modificaciones técnicas, horas de trabajo y presupuesto invertidos, el proyecto Bloodhound SSC parece que está muy cerca de tener un triste final. La idea, que surgió con la intención de establecer un nuevo récord mundial de velocidad terrestre tratando de superar las 1.000 mph o 1.600 km/h, únicamente había completado la primera fase, cuando el vehículo supersónico fue capaz de rodar en un test realizado en el aeropuerto de Newquay, Cornualles, a una velocidad de 320 km/h.

Nacido de la mano de Richard Noble en 2007, esta iniciativa británica construyó un coche propulsado por motores a reacción. Muchas han sido las idas y venidas de patrocinadores y socios técnicos durante los últimos años, incluida la llegada del Zhejiang Geely Holding Group en 2017, asegurando apoyo técnico y soporte financiero a un proyecto que se encontraba estancada. El acuerdo por tres años con el grupo chino parecía el espaldarazo definitivo para llevar adelante este intento de Récord Mundial,. Sin embargo, la situación ha vuelto a dar un vuelco.

Noble, que lideró la organización Bloodhound desde su inicio y fue uno de los responsables del récord de velocidad logrado en 1983 por el Thrust 2 con 1.019 km/h, dejó el proyecto en manos de Andy Green, el comandante del aire que ostenta actualmente dicha plusmarca mundial de velocidad, en este caso lograda por el Thrust SSC en 1997 con 1.227 km/h. Sin embargo, el piloto y nueva cabeza visible anunciaba que esta iniciativa entraba en administración concursal debido a la escasez de fondos actual.

El proyecto del Bloodhound entra en administración y está más lejos el sueño de superar los 1.600 km/h
El proyecto del Bloodhound entra en administración y está más lejos el sueño de superar los 1.600 km/h | Centímetros Cúbicos

Aunque este movimiento pretende seguir el camino que, por ejemplo, tomó la escudería de Fórmula 1, Force India, durante este pasado verano, las cifras presupuestarias que se pretenden son astronómicas y poco halagüeñas. El mejor de los escenarios permitiría al equipo encontrar nuevos inversores en menos de dos meses y poder conseguir el presupuesto necesario para poder transportar el vehículo a Sudáfrica (lugar en el que se iba a producir el asalto al récord) y hacer las primeras pruebas en una pista de 18 kilómetros que ya ha sido preparada expresamente para ello.

En total se requeriría 10 meses de trabajo, casi seis millones de euros y la ampliación del equipo a unas 15 personas para comenzar a hacer pruebas entre 800-1.000 km/h. Se habla de que serían necesarios 17 millones de euros para tratar de batir el récord actual conseguido por el propio Green hace más de 20 años, mientras que el montante se dispararía hasta los 25 millones de libras o 28 millones de euros si se quiere romper la barrera de las 1.000 mph. Un objetivo que cada vez parece más lejos.

El proyecto del Bloodhound entra en administración y está más lejos el sueño de superar los 1.600 km/h
El proyecto del Bloodhound entra en administración y está más lejos el sueño de superar los 1.600 km/h | Centímetros Cúbicos

Publicidad