Centímetros Cúbicos » Noticias Motor

Impuesto Global y Automático sobre los Vehículos (IGAV)

Propuesta para un impuesto universal al automóvil: ¿quiénes se verían afectados?

El automóvil es una generosa fuente de ingresos para el Estado, pero parece que no lo es suficiente. La nueva tasa englobaría otros impuestos y se aplicaría en forma de 'peaje'.

Publicidad

El sector del automóvil genera, cada año, miles de millones en tributaciones que ayudan al Estado a cuadrar sus cuentas. Para ser exactos, en 2018 se generaron 29.973 millones de euros que fueron a parar directamente a las arcas públicas. Sin embargo, parece que estas gigantescas cifras siguen sin ser suficientes para el gobierno, que continúa buscando nuevas fórmulas para generar ingresos a partir del mundo del automóvil.

La última muestra de ello llega de la mano de la Fundación Alternativas, una organización que se define como un laboratorio de ideas español de carácter progresista (próxima al PSOE y por lo tanto al Gobierno en funciones) que ha publicado un informe en el que se analiza el peso del sector del mundo del automóvil dentro del sector tributario del Estado.

El informe, titulado "Impuestos energético-ambientales en España: situación y propuestas eficientes y equitativas", ha sido colgado en internet, pudiéndose consultar de forma pública y totalmente gratuita. En este informe se detallan dos propuestas en el terreno tributario que terminarían afectando a los bolsillos de todos los conductores: la equiparación de impuestos entre el diésel y la gasolina tanto entre ellos como a nivel europeo y la implantación del llamado "Impuesto Global y Automático sobre los Vehículos (IGAV)".

Es este último punto el más jugoso: este nuevo impuesto vendría a sustituir a los actuales impuestos de Circulación y Matriculación, englobando ambos tributos en uno solo que, además, se aplicaría como una especie de "peaje" a pagar para acceder a determinadas zonas (por ejemplo, a zonas con restricciones por contaminación), gravando el uso del vehículo por distancia recorrida, y no por litros de combustible consumido. Para llegar a implantar éste impuesto haría falta, no obstante, contar con una red de comunicación muy avanzada que permitiese la geolocalización constante y en tiempo real de millones de vehículos. ¿Estamos preparados para dar el paso?

Publicidad