Corría el final de la década de los setenta cuando Jean Claude Rude, al manillar de su bicicleta trató de batir el récord de velocidad de una bicicleta en tierra ayudado por un Porsche 935 con el experimentado piloto Herni Pescarolo detrás de su volante y con una barrera aerodinámica con la que se trataría de reducir la incidencia de la resistencia del aire al avance del ciclista y de paso además ejercer un efecto rebufo que ayuda a que la marca sea aún mayor.

En aquella ocasión, Rude consiguió alcanzar una marca de 169 km/h justo antes de tener que frenar para evitar la caída ya que la rueda delantera de su bicicleta no había conseguido soportar el esfuerzo al que se le había sometido. Ahora, un arquitecto oriundo de Essex ha decidido convertirse en el hombre más rápido de Europa sobre dos ruedas y sin la ayuda de un motor para propulsarse.

High Neil Campbell Cyclist Cayenne Turbo Porsche | Centímetros Cúbicos

A sus 44 años, Neil Campbell ya realizó una primera marca de 135 mph a principios de este verano, sin embargo, decidió que no era suficiente y con la ayuda de Porsche volvió a establecer un nuevo registro aprovechando que esta vez contaba con un Porsche Cayenne Turbo como liebre. Aprovechando una de las pistas de aterrizaje de un aeropuerto utilizado durante la Segunda Guerra Mundial por la RAF, concretamente en Yorkshire, Inglaterra, realizó un nuevo increíble registro de 149,16 millas por hora, unos 240,05 km/h.

Su hazaña ha quedado ahora reflejada en un corto video mostrado por el fabricante germano en el que podemos ver al Cayenne Turbo con su motor V8 de 4.0 litros y 550 CV de potencia acarreando una barrera aerodinámica tras la que se situaba Campbell sentado en una bicicleta especialmente diseñada por el fabricante británico Moss Bikes, el cual empleó unas ruedas especiales, un cuadro más largo de los habitual y numerosos componentes en fibra de carbono e impresos en 3D. Al volante del Cayenne todo un especialista, Andy Frost, campeón nacional de carreras de dragsters que sin duda le dio la confianza necesaria a Neil para tratar de mejorar su marca continental.

Teaser | Centímetros Cúbicos

Ahora el objetivo será el de tratar de asaltar el récord mundial establecido por Fred Rompelberg, el cual pudo rodar en 1995 a una impresionante velocidad de 183,93 mph (268.831 km/h) aprovechando el asombroso escenario de los Salt Flats de Bonneville, Utah, lugar en el que se suelen buscar todos los récords de velocidad sobre tierra. En el caso de Campbell, su pista era mucho más corta, solo disponiendo de 2 millas, algo menos de tres kilómetros y medio, para realizar sus pasadas.