Centímetros Cúbicos » Noticias

Los nuevos motores diésel, cada vez más complejos ¿y eficientes?

¿Por qué vas a gastar más en Adblue con tu nuevo diésel?

El uso de diferentes medidas técnicas para mejorar la limpieza de las emisiones de los motores diésel trae también ciertos inconvenientes.

Publicidad

Los motores modernos son cada vez más eficientes y, a la vez, son capaces de ofrecer un mejor rendimiento. Nadie podía imaginar hace apenas un puñado de años que un motor de tres cilindros pudiese superar los 200 CV de potencia, o que un motor diésel de seis cilindros pudiera obtener consumos de 5 litros en determinadas situaciones.

La realidad es que los motores térmicos han alcanzado un nivel de refinamiento y eficiencia casi extremos, pero lo han hecho a costa de determinados elementos técnicos que, en un futuro cercano, nos obligarán a acordarnos de ellos. Hablamos por ejemplo de los motores diésel dotados con los sistemas de inyección de urea, más conocido como AdBlue.

El Adblue es un aditivo que se inyecta en los gases de escape para neutralizar los óxidos de nitrógeno, uno de los elementos más contaminantes de los gases de escape de los motores diésel. Se lleva utilizando mucho tiempo, pero lo que posiblemente no sabías es que, cuando compres tu próximo coche con motor diésel, vas a gastar mucho más dinero en AdBlue del que has gastado hasta ahora. ¿Por qué?

La puesta en funcionamiento de las actuales normas anticontaminación impuestas por la Unión Europea han dejado muy poco margen de maniobra a los fabricantes, que han visto como sus motores diésel actuales ya no cumplen las normativas futuras, de manera que se han visto obligados a “reformar” sus sistemas anticontaminación, entre los que se encuentra el mencionado sistema AdBlue.

De esta manera, muchos fabricantes están optando ya a sus motores diésel con sistemas de doble dosificación, de manera que un motor diésel utilizará el doble de AdBlue que hasta ahora. Lo hará, además, de manera que si en un momento te quedas sin AdBlue tu coche, directamente, no arrancará y no podrás continuar la marcha ya que, de lo contrario, tu coche no cumpliría la normativa de homologación bajo la que ha sido comercializado y, por tanto, circularía de manera ilegal.

Publicidad