Centímetros Cúbicos » Noticias Motor

PUEDE CAUSAR ACCIDENTES

¿Por qué es tan peligroso no quitar la nieve acumulada encima de tu coche?

El bloque de nieve que hay sobre el techo de tu vehículo no sólo incrementa el consumo, también puede convertirse en un obstáculo imprevisto para el resto.

Publicidad

El temporal Filomena ha dejado un rastro de intensas nevadas en buena parte de España. Muchos conductores se han visto obligados a abandonar sus coches debido a los problemas de circulación y otros tantos tienen sus vehículos inmovilizados en su aparcamiento habitual a causa de la nieve acumulada. A medida que las condiciones mejoren y se pueda retomar la circulación hay que tener en cuenta por qué es tan peligroso no limpiar el coche.

La práctica más habitual pasa por eliminar la nieve que se acumula en el parabrisas, en las ventanillas y en la luneta trasera. Una acción correcta porque, en caso de poder conducir, tener una buena visibilidad es básico… y más cuando la carretera no está en su mejor estado. Sin embargo, no podemos olvidarnos de los restos que quedan en otras partes como, por ejemplo, el techo.

Aerodinámica

Algo que muchos propietarios de un vehículo desconocen es el importante papel que juega esta parte del coche en el comportamiento aerodinámico del coche. A la hora de diseñar y desarrollar un modelo, es una parte en la que las marcas no sólo invierten dinero: también tiempo. Una cubierta que sea lo más aerodinámica posible hará que el consumo del vehículo sea más ajustado.

Por lo tanto, si circulamos con nieve sobre el coche estaremos interfiriendo en esa aerodinámica y su consumo será más alto de lo habitual. A esto hay que añadir el riesgo de provocar un accidente: si ese cúmulo se cae mientras estamos circulando a cierta velocidad, aumentará de peso convirtiéndose en un bloque. ¿El resultado? Un obstáculo imprevisto para los coches que circulan alrededor o detrás que genera consecuencias inesperadas.

Consejos para circular con nieve

Al mismo tiempo, el RACE nos da una serie de consejos para iniciar la marcha después de retirar la nieve acumulada sobre el coche. Además de encender las luces de cruce, reducir la velocidad y aumentar la distancia de seguridad, no está de más seguir estas recomendaciones:

· Arranca en segunda, no aceleres y suelta el embrague suavemente

· Evita los movimientos rápidos al volante.

· A la hora de reducir la velocidad frena despacio.

· Circula con marchas largas para que las ruedas patinen lo menos posible: aplica esto, sobre todo, en las pendientes.

· Al adelantar el comportamiento del coche puede ser impredecible así que valora si la maniobra es realmente necesaria.

Publicidad