La contaminación atmosférica es ya uno de los problemas más graves y acuciantes contra los que nos enfrentamos como sociedad, aún más en grandes ciudades como Madrid y Barcelona, donde la densidad de población y la cantidad de vehículos que circulan a diario por sus calles es tan elevado que los problemas de emisiones provocan miles de muertes cada año.

Es ya mucho tiempo el que llevan las administraciones europeas exigiendo medidas a España, sin que la presión haya surgido mucho efecto. Los organismos europeos llegaron incluso a amenazar con fuertes multas, algo que quedó en suspenso el año pasado tras la aplicación de Madrid Central en la capital española y la llegada de una gran área de restricción de tráfico a Barcelona a partir de 2020.

Sin embargo, parece que Bruselas considera que no es suficiente, y éstos días ha emitido una carta en la que exige, con carácter urgente, nuevas medidas para luchar contra la contaminación atmosférica bajo amenaza de multas de carácter millonario. El Ministerio para la Transición Ecológica, al que va dirigida la misiva, ha informado de que ha remitido el escrito “a las autoridades madrileñas y catalanas”

La ministra, Teresa Ribera, ha invitado a las ciudades a trabajar conjuntamente, recordando que, pese a que las posibles sanciones se dirijan al Estado, las administraciones centrales cuentan con las herramientas necesarias para trasladar esas multas a las administraciones correspondientes, en este caso, las de Madrid y Barcelona.