Cuando se habla de seguridad vial, es irremediable hablar de la DGT. La Dirección General de Tráfico lleva décadas velando por la seguridad de todos los conductores efectuando, por ejemplo, campañas de control de manera periódica que minimizan los riesgos en las carreteras. El 2020 está siendo un tanto atípico, pero la realidad es que el verano ha llegado y los desplazamientos por carretera, en ésta estación del año, se multiplican.

La DGT ya está trabajando en el plan de vigilancia para el verano de 2020, en el que las autoridades utilizarán todo tipo de recursos para que los infractores lo tengan más difícil. De esta manera, todos los radares estarán funcionando a pleno rendimiento, incluyendo los de tramo y, por supuesto, las cámaras de control instaladas en los helicópteros Pegasus.

Además, la DGT va a poner especial énfasis en el control de comportamientos peligrosos como el uso del móvil al volante. VER VÍDEO DE ARRIBA.

Te puede interesar: La DGT te pone a prueba pensando en la nueva normalidad: todos los límites de velocidad

La Dirección General de Tráfico (DGT) se está preparando para la nueva normalidad y lo está haciendo recordándonos algunas de las normativas que pueden haber caído en el olvido en el confinamiento. Uno de los comportamientos que han observado en la carretera durante este tiempo es el aumento de la velocidad a la que circulaban los conductores que sí podían coger el coche. Al hilo de esto, Tráfico ha aprovechado para repasar los diferentes tipos de velocidad: ¿podrías distinguirlos?

Cuando nos desplazamos de un lado a otro nos cruzamos con cientos de señales y muchas de ellas nos indican los límites de velocidad a los que podemos circular como máximo. Sin embargo, las multas nos pueden castigar tanto por ir demasiado rápido como por ir excesivamente despacio. Y a esto tenemos que añadir la velocidad recomendada y la específica. Comenzamos el repaso.