Todos conocemos ya la llegada del Plan Renove 2020, un plan de incentivos y ayudas para la adquisición de vehículos nuevos cuya llegada estaba prevista para estas fechas. Con características muy llamativas como la existencia de subvenciones también para vehículos con motores térmicos convencionales, los más de 200 millones de euros de ayudas aseguraban una buena cantidad de operaciones de renovación de vehículos.

Sin embargo, en los últimos días hemos asistido a un “empeoramiento” de las condiciones iniciales del Plan Renove, con novedades como la limitación de las ayudas a los híbridos enchufables, cuya ayuda máxima ha pasado de 4000€ a 2600€, un 40% menos. Además, también se han endurecido las condiciones para acceder a las ayudas adicionales por achatarramiento de vehículos: ya no se podrá mandar al desguace un vehículo de un familiar de primer grado, sino que tendrá que ser un vehículo registrado a nuestro nombre durante, al menos, el último año. VER VÍDEO DE ARRIBA.

Te puede interesar: Ayudas para comprar coche: los modelos que se quedan fuera

El proyecto del Gobierno para reactivar la industria del motor pasa por el Plan de Impulso de la Cadena de Valor de la Industria de la Automoción, en el que podemos encontrar seis líneas de acción. Si profundizamos un poco más nos encontraremos con las ayudas destinadas a la compra de coches nuevos, donde hay una gran novedad: están destinadas a todos los vehículos. O a casi todos. VER VÍDEO DE ARRIBA.

Todos aquellos conductores que adquieran un coche a partir del 15 de junio podrán beneficiarse de estos incentivos que se engloban en dos frentes: el Plan Moves (destinado a los coches eléctricos e híbridos enchufables) y el Plan Renove, que busca impulsar la venta de coches eficientes sin importar la tecnología que los impulsa. O lo que es lo mismo: con estas ayudas puedes comprar tanto un modelo de gasolina como un híbrido o uno de gas.

Vamos a detenernos en el Plan Renove 2020. Con el objetivo de renovar el parque automovilístico, ha sido dotado con un presupuesto de 250 millones de euros. ¿Cómo se traduce esto en la práctica? En una serie de ayudas cuyas cantidades dependen del tipo de vehículo: