Centímetros Cúbicos » Noticias Motor

¿Cómo detectar el hielo en la carretera antes de que sea tarde?

3 pistas para detectar hielo en la carretera y evitar un accidente

¿Es posible evitar un accidente de circulación por culpa del hielo? Si aplicas estas tres pistas, podrás anticiparte y evitar una potencial colisión debida al deslizamiento.

Publicidad

La época invernal es, sin lugar a dudas, una de las más peligrosas para circular por carretera, especialmente si lo hacemos fuera de las vías rápidas, donde las condiciones de conservación del asfalto y las condiciones de seguridad son mejores debido a un mayor control por parte de las administraciones. Si circulas por carreteras en las que las bajas temperaturas, el hielo y la humedad son la norma, con éstas tres pistas reducirás al máximo el riesgo de sufrir un accidente.

  • Dirección demasiado blanda

Si al circular notas que el volante apenas opone resistencia al giro y parece que se ha "desconectado" de las ruedas es porque estás atravesando una zona de muy baja adherencia. En el momento en el que empieces a notar algo así, debes reducir la velocidad y aplicar movimientos suaves.

  • Brillo en el asfalto

El hielo puede verse a distancia siempre y cuando el sol esté incidiendo en él de forma directa. En este momento notarás como el asfalto brilla de forma sospechosa, como si estuviese mojado. Si lo ves antes de pisarlo, reduce la velocidad en la medida de lo posible y anticipate a una posible placa de hielo siendo delicado con los movimientos en pedales y volante.

  • Frenos temblorosos

En ocasiones el hielo apenas se está formando, y por lo tanto no es visible a simple vista. Sin embargo, es posible que estés atravesando una zona helada si al frenar, aunque sea de forma suave y sin hacer ningún movimiento brusco, notas que el ABS salta y el pedal de freno comienza a temblar. Eso significa que las ruedas han llegado a su límite de adherencia muy pronto, un fenómeno que se produce cuando el asfalto no cuenta apenas con agarre.

Por eso, si estás circulando de manera totalmente normal y sientes que en algún momento el pedal de freno tiembla, es muy recomendable extremar la precaución, reducir la velocidad y realizar movimientos muy suaves tanto con los pedales como con el volante para evitar una posible pérdida de control.

Publicidad