Centímetros Cúbicos » Noticias Motor

Esta es la ingeniosa tarjeta de presentación de Piëch Automotive

Piëch Mark Zero, cuando las nuevas generaciones se ponen manos a la obra

Nieto de Ferdinand Piëch, Toni Piëch ha sido uno de los responsables de la construcción de este deportivo eléctrico capaz de completar el 0 a 100 km/h en solo 3,2 segundos

Piëch Mark Zero

Agencias Piëch Mark Zero

Publicidad

Pocos habrán reconocido el nombre de Piëch Mark Zero, uno de los deportivos más curiosos que se pueden encontrar paseando por el Salón del Automóvil de Ginebra, sin embargo, es mucho más sencillo decir que es responsabilidad de Piëch Automotive, empresa que está liderada por Rea Stark Rajcic y Toni Piëch, hijo de Ferdinand Piëch, CEO del Grupo Volkswagen durante los años más importantes para el conglomerado de empresas germano y, a su vez, nieto de Ferdinand Porsche, fundador del gigante automovilístico. Con estos antecedentes, no es de extrañar que el primer producto de esta start-up haya sido un vehículo que le encantaría conducir hasta al propio James Bond.

Y es que en un primer vistazo al Mark Zero podemos apreciar esas reminiscencias a Aston Martin y al diseño británico más puro que tanto echan de menos algunos. Un GT de pleno derecho que ha sido construido sobre una plataforma modular que es posible adaptar a grupos motopropulsores térmicos, híbridos enchufables o 100% eléctricos, incluso esa misma base puede dar cabida a un SUV con motor de combustión interna. En cuanto al deportivo que nos ocupa, destaca sus formas bien proporcionadas, un capó muy largo y una posición del habitáculo muy retrasada.

La batería se sitúa prácticamente en el centro del vehículo, en posición muy baja y confiando en el especialista chino Desten. Aunque no conocemos su capacidad, Piëch ya ha aclarado que su sistema de recarga ultra-rápida (responsabilidad de Qingdao TGOOD Electric) permitiría llegar al 80% del total en apenas 4 minutos y 40 segundos, sacando partido a unas características que permiten que apenas se caliente durante el proceso. Con un peso de apenas 200 kilogramos, incide directamente en que el conjunto se establezca en tan solo 1.800kg, algo que se traduce en un vehículo eléctrico ligero y con una autonomía que según el ciclo WLTP se situaría en los 500 km.

Piëch Mark Zero
Piëch Mark Zero | Agencias

Ahora bien, ¿y sus prestaciones? Obviamente al estar hablando de un deportivo eléctrico con tracción total gracias a su configuración de tres motores eléctricos de 150 kW (en disposición uno delante y dos detrás), las cifras son estratosféricas, con una potencia conjunta de 600 CV que es capaz de catapultar al Mark Zero en un 0 a 100 km/ de apenas 3,2 segundos y una velocidad punta que ha sido limitada electrónicamente a los 250 km/h. Si estamos frente al Zero, ya conocemos los que será los siguientes dos proyectos, comenzando con un coupé de cuatro plazas y crossover deportivo, los cuales podrían estar seguidos de un descapotable o una pick-up gracias a la adaptación de dicha plataforma.

Piëch Mark Zero
Piëch Mark Zero | Agencias

Publicidad