El mantenimiento de nuestros coches algo inevitable: pese a que los coches son cada vez más duros y más resistentes al desgaste, es evidente que hay elementos que necesitan una sustitución periódica que, si efectuamos en talleres -especialmente oficiales- pueden suponer na cantidad de dinero muy importante. Por eso, si eres un poco "manitas", puedes ahorrarte mucho dinero efectuando por tu cuenta algunas operaciones de mantenimiento:

  • Cambio de aceite

El cambio de aceite es mucho más sencillo de lo que parece: deberás encontrar un tornillo en el depósito -cárter- de aceite del motor que hace de tapón: simplemente tendrás que abrirlo y dejar caer el aceite durante un tiempo prudencial. Si el filtro del aceite es accesible, puedes cambiarlo también. El coste de la operación no suele superar los 50€ (dependiendo de la calidad y cantidad de aceite que necesites) y en menos de 2 horas lo podrás tener listo.

  • Cambio de bombillas

En ocasiones un cambio de bombillas en un taller oficial puede suponer un coste muy elevado, máxime si las bombillas son de xenón. Con un poco de maña, si puedes acceder a las bombillas, podrás efectuar el cambio por un coste muy inferior al que tendría hacerlo en un concesionario oficial, escogiendo tú la marca y clase de bombillas que quieres instalar en tu coche.

  • Pastillas de freno

Puede parecer algo demasiado complicado, pero el precio de unas pastillas de freno en una tienda de recambios rara vez supera los 40€. Para sustituirlas apenas necesitarás dos o tres herramientas y un par de horas de tu tiempo. El sistema de frenos, además, es muy sencillo y seguro: las piezas sólo encajan de una manera, por lo que te aseguras siempre de que lo has hecho bien.

  • Escobillas de los limpiaparabrisas

Los limpiaparabrisas son fundamentales para mantener la seguridad, y mucha gente hace uso de los talleres simplemente para su sustitución, cuando es una operación muy simple que apenas nos llevará unos minutos, todo ello con un coste mucho más reducido que el que tendría llevarlo al taller, por no hablar del tiempo empleado en comparación.