Centímetros Cúbicos » Noticias

Estará disponible a principios de 2021

Opel Crossland 2021: actualización integral

Además de perder la X de su apellido, el Opel Crossland renueva su diseño, recibe más equipamiento con tecnología heredada de sus hermanos mayores y promete mejorar su comportamiento dinámico.

El Crossland pierde su X

Opel El Crossland pierde su X

Publicidad

Han pasado tres años desde el lanzamiento del Opel Crossland X, por lo que podemos decir que el SUV más pequeño del fabricante alemán ha llegado a la mitad de su ciclo comercial. A estas alturas, lo normal es que las marcas actualicen su producto para que viva una segunda juventud y Opel no podía ser menos, por lo que ha llegado el momento de presentar la renovación de este SUV urbano, que pierde la X de su apellido y pasa a llamarse Opel Crossland, a secas.

El cambio de nomenclatura sigue la estrategia propuesta por el nuevo Opel Mokka, que también se ha dejado la X por el camino al estrenar nueva generación. Más allá del nombre, el Mokka también sirve de inspiración a nivel de diseño; el nuevo Crossland luce un frontal completamente rediseñado y estrena lo que Opel denomina Vizor, un elemento estético que integra la parrilla y los faros en el mismo volumen. La marca del rayo asegura que todos sus nuevos modelos apostarán por esta solución a lo largo de la próxima década.

Además del Opel Vizor, el Crossland incorpora nuevos paragolpes, luces antiniebla led, llantas de aleación de 16 y 17 pulgadas, pilotos traseros oscurecidos y la línea de equipamiento GS Line de corte deportivo. Esta terminación se distingue por las llantas específicas de 17 pulgadas pintadas en negro, el techo del mismo color y los faros led, que por primera vez son adaptativos e incluyen asistente de luces de carretera para poner y quitar las largas automáticamente.

Dentro, los cambios son más sutiles. Mantiene el diseño del modelo anterior y la pantalla táctil central de 8 pulgadas compatible con Apple CarPlay y Android Auto, pero recibe unos asientos delanteros con certificación AGR, es decir, ergonómicos y más cómodos. Los traseros son se reclinan individualmente y pueden desplazarse longitudinalmente para ampliar el espacio del maletero, que tiene una capacidad de entre 410 y 520 litros (en función de la posición de los asientos), si bien, abatiendo las butacas posteriores, alcanza un volumen de 1.255 litros.

Los asientos reciben la certificación AGR, por lo que deberían ser aún más cómodos | Opel

En el apartado tecnológico hay que hablar de un nuevo Head Up Display que proyecta información en el parabrisas, así como de los nuevos sistemas de asistencia a la conducción, entre los que figura la alerta de colisión frontal con frenado de emergencia y detección de peatones, la alerta de fatiga del conductor, el aviso de ángulo muerto, la cámara trasera con visión de 180 grados y el asistente de aparcamiento que realiza maniobras de forma automática.

La gama de motores permanece sin cambios y sigue formada por un motor de gasolina 1.2 Turbo con dos niveles de potencia: 110 CV y 130 CV, el primero se asocia a un cambio manual y el segundo puede combinarse con uno manual o uno automático. En Diésel, se ofrece un 1.5 de 110 CV con cambio manual y el mismo bloque con 120 CV y transmisión automática.

Lo que si cambia es la puesta a punto del chasis. Opel promete un mejor comportamiento gracias a una nueva suspensión y a las modificaciones llevadas a cabo en la columna de dirección. Habrá que esperar hasta el año que viene para comprobar si da un paso adelante en el apartado dinámico porque las primeras unidades no llegarán a las calles hasta principios de 2021.

Publicidad