Los radares siguen siendo protagonistas de miles de multas diarias, así como de miles de conversaciones entre conductores que tienen a los radares entre sus objetos más odiados ya no por su efectividad, sino por el uso y el enfoque que se le da por parte de las administraciones.

Y es que, sin ir más lejos, hace unos meses conocíamos el funcionamiento de los radares en cascada, una estrategia utilizada por los agentes de la autoridad para detectar a aquellos conductores que pretendían "engañar" a las autoridades pegando un frenazo justo antes del radar para, una vez sobrepasado, volver a acelerar para seguir su camino circulando por encima del límite de velocidad.

Parece que los conductores ya se han dado cuenta de la estrategia de las autoridades, limitando sus ganas de pisar el acelerador durante varios kilómetros tras superar el radar para posteriormente acelerar. VER VÍDEO.