Los peajes de las autopistas estatales han estado en el punto de mira de la opinión pública en los últimos meses, ya no sólo por sus precios, poco económicos en su mayoría, sino también por la intención del anterior gobierno del PP de rescatar varias autopistas de peaje de gestión privada, una acción con un coste económico estimado para las arcas públicas cercano a los 2.000 millones de euros.

Como anunció el Ministerio de Fomento, no se plantea prorrogar los contratos de concesión de autopistas que vayan venciendo durante la legislatura del gobierno actual. La primera autopista de peaje en responder a esta afirmación fue la AP-1, que une Burgos con Armiñón (Álava), y que finalizó su concesión el pasado 30 de noviembre.

Hasta 2021 estas son las vías de peaje que dejarán de serlo. VER VIDEO.