Centímetros Cúbicos » Noticias Motor

El frío extremo, enemigo de nuestros coches

Ola de frío extremo: 4 consecuencias de alcanzar -10ºC en tu coche que te costarán mucho dinero

Los coches no se llevan especialmente bien con el frío, sobre todo si nos despreocupamos completamente de su mantenimiento.

Publicidad

El frío parece haberse instalado en buena parte del país, adquiriendo con el paso de los días una fuerza inusitada gracias a la entrada de una de las borrascas más intensas de la última década. Sin embargo, nuestros coches están diseñados para soportar con cierta seguridad la incidencia del frío, una preparación que, sin embargo, puede resultar escasa si descuidamos por ejemplo el mantenimiento de nuestro vehículo. Aquí tienes cuatro ejemplos de que el frío puede costarte mucho dinero.

Refrigerante viejo o inapropiado

El refrigerante es fundamental para el buen funcionamiento de nuestro motor, ya que se encarga de mantener dentro de los baremos correctos la temperatura del bloque. Sin embargo, si el refrigerante es muy viejo, ha sido sustituido de manera incorrecta o se ha cambiado por agua y nuestro coche se enfrenta a temperaturas inferiores a los -10ºC, es posible que el fluido se congele, reventando en el mejor de los casos algún manguito o tubo, así como el radiador o, en el peor de los casos, la bomba de agua.

Aceite en mal estado

Si nuestro coche duerme en la calle y no realizamos un correcto mantenimiento sustituyendo a tiempo el aceite del motor, podemos enfrentarnos a serios problemas de lubricación impidiendo que el aceite realice correctamente su función y provocando terribles daños a componentes internos del motor, daños que suponen una importante suma de dinero en caso de tener que solucionarlo.

Neumáticos sin agarre

Los neumáticos de verano comienzan a perder propiedades cuando la temperatura se aproxima a los 0ºC, de manera que si además de ser neumáticos de verano éstos están desgastados o tienen mucho tiempo y la temperatura se acerca peligrosamente a los -10ºC es seguro que su agarre será mucho menor, lo que puede provocar, como mínimo, un susto al volante que puede terminar en un golpe.

Batería

Si el frío es extremo es muy posible que la batería de nuestro coche se resienta de manera notable, ya que sus componentes aborrecen el frío intenso. Por eso, te recomendamos que, de cara al invierno, revises y compruebes el buen estado de la batería de arranque de tu coche.

Publicidad