Centímetros Cúbicos » Noticias Motor

Las ciudades alemanas ya pueden restringir la circulación de algunos modelos diésel

Es oficial, Alemania ya puede prohibir la circulación de los diésel. ¿Y en España?

El diésel sigue viviendo su particular vía crucis. La última en tomar medidas ha sido Alemania, donde sus ciudades ya pueden, en cualquier momento, prohibir la circulación de algunos modelos diésel.

diesel

Agencias diesel

Publicidad

Hace unos meses conocíamos que Alemania se planteaba legalizar una serie de medidas de cara a la lucha contra la contaminación atmosférica en los núcleos urbanos. La actuación estrella, sin lugar a dudas, era la de las restricciones a la circulación de los vehículos más contaminantes a discreción de las ciudades, de forma que, dependiendo de las condiciones particulares de cada núcleo urbano, se podría llegar a prohibir la circulación de determinado tipo de vehículos.

El tiempo ha pasado y la realidad es que estas medidas han llegado a aprobarse, de forma que sí, que el momento ha llegado. A partir de ahora, las ciudades alemanas podrán prohibir o restringir la circulación a aquellos vehículos que, por su índice contaminante, resulten más perjudiciales para la calidad del aire que todos los ciudadanos respiran. ¿Adivinas de qué tipo de coches se tratan?

Sí, has acertado. Los diésel más antiguos se sitúan ahora en el punto de mira, de forma que, además de la persecución global a la que está siendo sometido por parte de la inmensa mayoría de la sociedad, los vehículos diésel se postulan ahora como los perfectos candidatos para sufrir todo tipo de prohibiciones en episodios de alta contaminación.

Esta misma semana conocíamos que Hamburgo, la segunda ciudad más poblada de Alemania, ha comenzado a colocar en su núcleo urbano decenas de carteles en los que se informa de la prohibición de circulación de los diésel anteriores a la norma anticontaminación Euro 5, restricciones que serán efectivas posiblemente ya desde el próximo mes de junio.

¿Qué pasa en España? Todos conocemos el dicho: "cuando las barbas del vecino veas cortar, pon las tuyas a remojar". Se trata de un refrán que perfectamente se puede aplicar a nuestras ciudades, donde ya estamos empezando a vivir episodios de restricciones duras y prolongadas en el tiempo. Todo apunta a que esas restricciones, lejos de remitir, van a extenderse a otras ciudades.

Publicidad