La compraventa de vehículos usados es una actividad a la orden del día en nuestro país, que genera miles de operaciones cada día. Y es que en España, cada año, más de un millón de vehículos cambian de dueño para seguir sumando días a su trayectoria, siendo uno de los mercados más importantes hasta el punto de que supera al de vehículos nuevos.

Cuando ponemos a la venta un vehículo que está a nuestro nombre, conviene tener en cuenta el papeleo que lleva aparejada la venta de un vehículo: debemos pagar los impuestos necesarios y, por supuesto, notificarlo a las administraciones convenientes para que estén al tanto de la operación. Este proceso se puede realizar a través de una gestoría, que se encarga de todo y nos libera de cualquier responsabilidad en el trámite, aunque, lógicamente, sale más caro. VER VÍDEO.

Te puede interesar: ¿En qué debes fijarte cuando vas a comprar un coche de segunda mano? Las ventanillas, una de las claves

¿Vas a comprar un coche de segunda mano dentro de poco? Estos son los puntos principales en los que debes fijarte. Con un poco de cuidado puedes evitar vehículos que hayan sido reparados de posibles accidentes.

  • Busca el modelo del coche en Internet. Si dicho modelo tiene algún fallo de fábrica, suele aparecer en noticias o en foros.
  • Examina la chapa y busca pequeños bultos en la pintura del coche. No buscamos desperfectos como arañazos, sino signos de que la chapa ha podido ser reparada por un golpe. Observa también que todas las juntas de la chapa tengan la misma separación, lo que nos indica que no se han movido.
  • Comprueba también que todas las ventanillas son de la misma marca y sus logos coinciden. En caso contrario quizás se han cambiado por un accidente. Otro buen indicador es que los faros sean de la marca y originales.
  • Prueba todos los componentes del coche en parado: luces, advertencias, el climatizador y si existe un olor a humedad, etc. Es una buena forma de detectar errores o posible deterioro del vehículos.
  • Levanta el capó aunque no entiendas de mecánica. Simplemente comprobar los niveles de aceite o refrigerante y advertir si existe alguna pérdida a simple vista, es más que suficiente para los que no saben de mecánica.

Con estos consejos podrás evitar muchos vehículos de segunda mano que no son buenas opciones de compra.