Desde hace unos años estamos asistiendo a la llegada al mercado de una auténtica oleada de neumáticos denominados "de todas estaciones". Se trata de neumáticos que, en teoría, pueden funcionar de forma eficaz en cualquier situación meteorológica, ofreciendo un buen agarre tanto en invierno como en verano, sea cual sea la temperatura en la que tengan que trabajar. VER VÍDEO.

¿Son estos neumáticos una opción a tener en cuenta para un usuario medio? Al fin y al cabo, los neumáticos son los únicos elementos que unen nuestro vehículo a la carretera. ¿Podemos fiarnos de las supuestas cualidades de este tipo de gomas? La respuesta es afirmativa: son neumáticos seguros y competentes, funcionan bien, pero escoger un neumático acorde a tus necesidades es siempre la mejor opción.

Estos neumáticos para cualquier estación están compuestos de materiales de última tecnología, mejorando el agarre en condiciones de bajas temperaturas y manteniendo su efectividad cuando la temperatura aumenta. Son, así, mucho más cómodos para el usuario medio, que se despreocupa, no tiene que intercambiar entre neumáticos de invierno y verano y siempre disfruta de un neumático con buen agarre.

Sin embargo, no se trata de la solución idónea para todos los clientes. Si un potencial usuario tiene previsto utilizar su vehículo, por ejemplo, en condiciones constantes de baja adherencia, el uso de neumáticos de cualquier estación no será el más indicado pese a que circule de forma puntual en asfalto seco y a buena temperatura. Lo mismo pasa en zonas muy cálidas en las que llueve y hace frío contados días al año, ya que un buen neumático de verano será más competente y equilibrado.