UNA PARTE FUNDAMENTAL DE NUESTRO COCHE

¿Los neumáticos tienen fecha de caducidad? El mito que muchos conductores siguen creyéndose

Es evidente: un buen neumático marca la diferencia y permite mejorar ostensiblemente el manejo y las capacidades dinámicas de nuestro coche. Un neumático, además, cuenta con muchas variables que merece la pena conocer, siendo una de ellas la fecha de fabricación del mismo. ¿Debemos preocuparnos por ella?

Publicidad

Cuando pensamos en las características de nuestro coche, en muchas ocasiones pensamos en la cantidad de potencia que tiene, en su diseño, en su comportamiento o en su equipamiento. Sin embargo, lo cierto es que nada de eso tiene ningún sentido si no contamos con unos neumáticos que permitan que nuestro coche siga la trayectoria que el conductor le marca a través del volante y, por tanto, nos permitan llegar a nuestro destino sanos y salvos.

Por otro lado, cuando se trata de neumáticos, entran muchas variables en juego: un neumático es un componente fundamental en cuanto a seguridad vial, pero también en cuanto a confort o comportamiento dinámico. No conviene por tanto desdeñar la importancia de un cambio de neumáticos cuando llega el momento, ya que podemos mejorar ostensiblemente el rendimiento y el agrado de conducción de nuestro coche, pero también podemos empeorarlo si no escogemos acertadamente el neumático que debemos montar en nuestro coche.

Una de las variables a la que más importancia se le da cuando hablamos de neumáticos es su fecha de fabricación: desde 2006 es obligatorio que los fabricantes de neumáticos estampen, con un código de 4 cifras, la semana y el año de fabricación de sus neumáticos, de manera que el comprador y cliente pueda conocer cuándo se fabricaron las gomas que va a montar en su coche.

¿Los neumáticos tienen fecha de caducidad?

Muchos conductores creen que cuando un neumático tiene una cierta antigüedad deja de ser utilizable, incluso cuando ese neumático está sin estrenar y nunca se ha montado. Por eso, muchos clientes dan mucha importancia al hecho de que la fecha de fabricación sea lo más reciente posible para que el neumático ofrezca las mejores prestaciones posibles. En realidad, esa creencia tiene más de mito que de realidad. ¿Por qué?

Porque básicamente un neumático que se haya fabricado y posteriormente almacenado en unas buenas condiciones (sin incidencia de luz solar, sin cambios bruscos de temperatura y humedad...) va a ofrecer las mismas prestaciones independientemente de que tenga 2 meses de antigüedad o 2 años. Por lo tanto no, un neumático no tiene fecha de caducidad siempre y cuando se haya almacenado en las condiciones correctas para este elemento.

Por otro lado, cuando un neumático no se almacena correctamente o se monta en un vehículo que apenas rueda y que buena parte de su vida la pasa en el exterior, la cosa cambia sustancialmente: los diferentes componentes del neumático pueden llegar a perder sus propiedades, endureciéndolo y eliminando en buena parte su capacidad para generar agarre y adherencia. En ese caso sí podemos hablar de fecha de caducidad: si un neumático tiene más de 5 años y ha pasado buena parte de su vida expuesto al sol, la lluvia y las temperaturas extremas, deberías desecharlo y montar un nuevo juego de gomas en tu coche.

También te puede interesar: Si te vas a sacar el carnet o te toca renovarlo, esto te interesa: así cambia el reconocimiento médico

Antena 3 » Noticias Motor

Publicidad