Los neumáticos equivalentes son unos grandes desconocidos, y generan muchas dudas en los conductores. Son completamente legales de cara a pasar la ITV, y son una alternativa muy útil para personas con un coche cuyos neumáticos cuentan con unas medidas raras o son muy caros.

Según la Orden 3191/2002 (Reforma numero 45) del BOE (Boletin oficial del Estado) que modifica el Real Decreto 736/1998 será obligatoria la homologación cuando los nuevos neumáticos no cumplan los siguientes criterios de equivalencia: VER VIDEO.

Te puede interesar: El truco de la moneda: una forma fácil de evitar una multa

La Guardia Civil avisa: si quieres evitar ser sancionado con una multa de 800 euros, emplea el truco de la moneda. Te contamos en qué consiste.

El buen estado mecánico de nuestro vehículo es fundamental para poder circular con tranquilidad y seguridad en cualquier situación, en cualquier momento. Uno de los elementos que desgraciadamente más descuidamos cuando hablamos de mantener al día nuestro coche son los neumáticos, los únicos encargados de mantener el contacto del vehículo con el suelo.

Por eso, fijarse más en ellos cada vez que repostamos o comprobar con frecuencia la presión de los mismos -y adecuarla a las necesidades de ese momento- son actos sencillos que pueden servirnos para ponernos en alerta en caso de detectar algo extraño. Es muy importante también invertir en buenos neumáticos. De nada sirve ahorrarse 50€ en los neumáticos si, en una maniobra de emergencia, no van a responder como deberían, causando daños mucho más cuantiosos.

Además, circular con los neumáticos en mal estado es motivo de sanción por parte de las autoridades, una sanción que puede alcanzar los 800€ por poner en riesgo tanto nuestra integridad como la del resto de usuarios de la vía. La Guardia Civil nos recuerda una sencilla manera de comprobar el desgaste de la banda de rodadura con una simple moneda de 1€.

La moneda de 1€ está compuesta por un perímetro exterior dorado y una parte interior plateada. Tan sencillo como coger una moneda de 1€ e introducirla de canto en la banda de rodadura del neumático. Si la parte dorada se oculta significa que aún contamos con profundidad suficiente en términos legales -1.7 milímetros- para circular, pero si la parte dorada queda al descubierto, el cambio de esos neumáticos debería ser urgente. No obstante, recuerda: si apuestas por tu seguridad, deberías cambiar tus neumáticos cuando la profundidad de su dibujo baje de 3 milímetros.