Desde el inicio de lo que hoy conocemos como automóvil moderno, el uso de los faros se ha convertido en indispensable: es la única forma que tenemos de ver y ser vistos en condiciones de baja visibilidad, algo que no a todos los conductores les resulta familiar, olvidándose de utilizar sus faros o circulando con ellos cuando no deberían hacerlo.

Aquí tienes 4 multas que te restarán una buena cantidad de dinero por utilizar las luces de forma indebida. VER VÍDEO DE ARRIBA.

Te puede interesar: Mi coche no tiene luces diurnas: ¿puedo usar los antiniebla delanteros como luz diurna?

La iluminación de nuestros coches es parte fundamental del entorno de seguridad que crea cada coche. Los sistemas de iluminación de nuestros vehículos tienen dos funciones principales: aumentar la visibilidad de los usuarios que viajan en él y, además, ser vistos por el resto de usuarios de la carretera, así como por otro tipo de usuarios como peatones.

Hace unos años la Unión Europea se puso de acuerdo: todos los vehículos nuevos debían equipar, de serie, un sistema de iluminación diurna que permitiese, de forma automática, activar parte de los faros delanteros para aumentar la visibilidad de los vehículos especialmente en entornos urbanos. Estos sistemas, lógicamente, están muy extendidos en la actualidad, pero aún circulan a día de hoy millones de vehículos que no cuentan con este sistema.