El estado de alarma sigue activo en nuestro país: son más de dos meses con esta herramienta del Estado funcionando hasta, previsiblemente, finales del mes de junio, sumando por tanto más de un trimestre con un país casi paralizado. Sin embargo, poco a poco la incidencia del coronavirus ha disminuido, lo que ha permitido relajar las medidas de control.

Tanto que la totalidad del país se encuentra ya en alguna de las fases de la desescalada, que dependiendo del territorio es la Fase 1, la Fase 2 o, incluso, la Fase 3 con la libertad de movimiento dentro de la propia provincia ya activo, aún no se puede cambiar de provincia -y por ende, de comunidad-, algo que parecía que iba a terminar ya en los próximos días tras la afirmación del Ministro de Fomento, José Luis Ábalos, que apostaba por la creación de "corredores" entre comunidades en la misma fase. VER VÍDEO DE ARRIBA.

Te puede interesar: 5 razones por las que puedes viajar entre provincias sin importar la fase

El plan de desescalada diseñado por el Gobierno para recuperar la normalidad que el coronavirus nos arrebató está dividido en cuatro fases. Cada uno de estos niveles amplía, poco a poco, nuestras libertades aunque hay algún movimiento que ha sido relegado al último lugar: los desplazamientos en coche entre provincias. Sin embargo, hay algunas razones que sí te permitirán realizar un viaje interprovincial.

Una de las principales diferencias entre la Fase 0 y la 1 es que con la llegada de la segunda podemos ponernos al volante y movernos por toda nuestra región con libertad. A medida que avanzamos en la desescalada, podremos usar el coche sin tantas restricciones. No obstante, aunque ya no es necesaria una causa de fuerza mayor para circular con nuestro vehículo privado, los movimientos entre distintas provincias siguen vetados.

Esta prohibición no desparecerá hasta la fase 3, según ha confirmado este lunes (1 de junio) el propio ministro de Transportes, José Luis Ábalos . Además, tendremos que tener en cuenta que para viajar de una zona a otra ambas deben estar en la misma fase. Por lo tanto si el origen y el destino no están al mismo nivel, el desplazamiento no será posible. Pero hay cinco excepciones en las que sí te puedes desplazar y están justificadas.