La oferta de vehículos de SEAT deberá sumar muy pronto dos bajas tanto en España como en los mercados internacionales. La firma española ha cesado la producción de los Toledo en la República Checa y del Mii en Eslovaquia, una acción que en principio no debería alterar demasiado el volumen total de la marca.

El pequeño Mii fue lanzado a finales de 2011 como una opción razonable por precio y un habitáculo muy bien aprovechado aunque con una estética que no ha encajado con los gustos de los usuarios europeos. En estos años se han vendido 150.000 unidades y todavía seguirá a la venta dado que hay bastantes unidades en stock.

En cuanto al SEAT Toledo, la cuarta generación apareció en 2012 con la intención de complementar la gama con una berlina. A las críticas por la denominación (debería haberse llamado Córdoba) se unieron detalles pobres y el uso de materiales baratos que no ayudaron durante los primeros meses a la venta. A pesar de las muchas mejoras realizadas, no ha terminado de despegar.

Del SEAT Toledo se han vendido en Europa unas 60.000 unidades en estos años aunque precisamente no es el viejo continente su principal mercado dado que ha tenido una mejor aceptación en otros lugares como México y Turquía. El Toledo se ha comercializado en una gran cantidad de países, desde Singapur hasta Uruguay, pasando por Ucrania y Egipto, y seguirá durante unos cuantos meses más con unidades en stock.