¿Cómo ofrecer el mismo SUV, pero por menos dinero? Este es el reto que tenía Mercedes ante sí y que ha resuelto con el Mercedes GLB 180. O lo que es lo mismo: la versión de acceso para su nuevo GLB, que, claro está, no tiene el mismo nivel porque, evidentemente, la potencia es más baja y en consecuencia el consumo también es menor. Características que, por otro lado, no lo hacen menos interesante.

El Mercedes-Benz GLB 180 se une a la oferta ya existente para ampliar las versiones disponibles a siete: cuatro de gasolina y tres de diésel. La marca alemana ya admite pedidos de la variante básica de su todocamino compacto, que llegará a los concesionarios entre julio y agosto… si todo va según lo previsto. En ese momento será capaz de mirar a los ojos a nombres como el Honda CR-V, Mitsubishi Outlander, Land Rover Discovery Sport o BMW X1. Eso sí, no podemos perder de vista cuál es su precio básico: el GLB 180 arranca en 40.150 euros.

Menos consumo

Conocidos los primeros datos, vamos a analizar qué es lo que nos ofrece el Mercedes-Benz GLB 180. Se trata de un SUV compacto capacitado para ofrecer hasta siete plazas y que ahora estrena motor M 282: un cuatro cilindros en línea turboalimentado de 1.33 litros que tiene una potencia de 136 CV y 200 Nm de par máximo. Una combinación que va ligada a una caja de cambios automática de doble embrague 7G-DCT.

Mercedes-Benz GLB 180 | Mercede

Merece la pena observar de cerca este bloque porque Mercedes ha trabajado con el objetivo claro de reducir el consumo (y, de paso, las emisiones) todo lo posible. Para ello, le ha equipado con un filtro de partículas Otto, cigüeñal y bielas de acero forjado, culatas compactas, aluminio, segmentos de los pistones con recubrimiento DLC y pistones de baja fricción y cubrimiento Nanoslide de hierro-carbono en los cilindros.

El equipamiento

Mecánica aparte, el GLB 180 ofrece al conductor una preinstalación para usarlo en formato carsharing y un nivel de equipamiento nada despreciable en el que nos encontramos con faros LED, llantas de 18 pulgadas, apertura del portón del maletero sin manos, climatizador Thermotronic o cámara de visión trasera. El sistema de infoentretenimiento con inteligencia artificial Mercedes-Benz User Experience y el head-up display serán, sin embargo, opcionales.

Acabamos con el abanico de ayudas a la conducción del Mercedes-Benz GLB 180. En su menú se ofrece la posibilidad de equiparlo con control de crucero adaptativo Distronic con función de parada y arranque, asistente de aparcamiento Parktronic, suspensión adaptativa regulable e, incluso, conducción semiautónoma con adaptación de velocidad mediante cartografía.