La industria automovilística está cambiando, lo está haciendo a gran velocidad...y marcas como Maserati necesitan reinventarse para no perder el paso y complicarse la existencia. Al fin y al cabo, las empresas son eso, empresas, y necesitan seguir vendiendo para crecer y mejorar sus servicios. En ocasiones, no obstante, el progreso deja por el camino algunas creaciones que merecen ser recordadas.

Es precisamente eso lo que le ha ocurrido a uno de los coupés más bellos que se podían adquirir hasta ahora en el mercado automovilístico, el Maserati GranTurismo, que pese a sus más de 12 años de vida, ha resistido el paso del tiempo de forma más que decente gracias a un diseño arrebatador y a una personalidad muy marcada que, ahora, de forma definitiva, nos abandona para siempre.

Maserati GranTurismo Zeda | Maserati

Un potente motor V8 atmosférico de origen Ferrari, una dinámica de conducción impecable, un diseño único y un interior con todo lujo de detalles conformaban una creación que nunca más volverá: la última unidad del Maserati GranTurismo ha salido estos días de la planta Maserati en Turin con un nombre exclusivo: Maserati GranTurismo Zeda.

El Maserati GranTurismo Zeda se distingue del resto de sus hermanos por una pintura específica que mezcla tres tonalidades diferentes en un degradado único que simboliza el transcurso hacia una nueva era, la era de la electrificación, que abordará a partir de 2021 con la llegada de hasta 7 nuevos modelos con sistemas eléctricos de propulsión, un cambio que encarna el carácter rompedor que siempre ha tenido el fabricante italiano. ¿Desaparecerán pronto los V8 de la gama de Maserati?