Centímetros Cúbicos » Noticias Motor

TRUCOS

Mantén impecable el coche con estos trucos poco conocidos

Con algunos productos habituales que seguro tenemos por casa, podemos conseguir resultados rápidos e inmediatos en la limpieza de nuestro coche.

Publicidad

Las redes sociales son especialistas en proporcionar trucos caseros de limpieza, también para que nuestro coche luzca perfecto sin demasiado esfuerzo ni gastando mucho dinero en limpiadores caros. Con algunos productos habituales que seguro tenemos por casa, podemos conseguir resultados rápidos e inmediatos en la limpieza de nuestro coche.

Por ejemplo, en los portavasos delanteros, que siempre se ensucian con pequeñas partículas, pueden estar siempre impecables cubriéndolos con moldes de silicona para magdalenas.

Si transportas mascotas en el coche, una forma rápida y sencilla de quitar los pelos de los asientos es pasar por ellos un limpiacristales de goma, el que usas para las mamparas o los cristales de casa.

Mascarilla y aceite de pelo
Mascarilla y aceite de pelo | Eñe

El aceite de cocina en aerosol es perfecto para eliminar los mosquitos de la carrocería del coche. Pero si hablamos de aceites, el de oliva es perfecto para recuperar el brillo de los materiales plásticos del salpicadero.

La espuma de afeitar es otro elemento que podemos usar en la limpieza de nuestro coche, concretamente para eliminar las manchas más habituales en la tela de los asientos. Usa para ello un cepillo de cerdas.

Si notas que las varillas del coche ensucian más que limpian, puedes ponerlas en vinagre y luego pasarles un paño para eliminar toda la porquería acumulada. Por último, el detergente de la ropa es perfecto para limpiar las alfombrillas. Crea una pasta con agua y usa un cepillo para frotarlas. Aclararlas bien con agua y espera a que se sequen para volverlas a poner en el coche.

Otros trucos

Te enseñaremos a quitar las manchas comunes de la tapicería de tu coche sin estropearla, centrándonos en varios materiales como la piel o el cuero. En cualquiera de los casos, lo primero es retirar los restos sólidos o más grandes, utilizando para ello un trapo seco. Presta atención en los pliegues, para que no se queden restos.

Si la tapicería es de piel, pasa un cepillo suavemente para eliminar el polvo. Si la tapicería es de cuero pasa un paño húmedo con jabón y seca el exceso de agua con un paño seco. Si hablamos de tela, con una esponja húmeda y agua con jabón limpia el tejido desde dentro hacia fuera.

Utiliza un limpiador específico de tu tapicería con el cepillo, usando movimientos circulares. En la tela podemos utilizar detergente el polvo para tela, con un efecto similar al de la lavadora. Limpia la zona con un trapo de microfibra húmedo y luego pasa otro seco para eliminar el exceso de agua.

Utiliza de vez en cuando un abrillantador para la piel o el cuero a fin de mantener la tapicería brillante y sin decoloraciones.

Publicidad