Cuidar la batería de tu coche es algo así como una inversión, tanto de tiempo como de dinero. Al fin y al cabo, si la batería de tu coche dice basta, lo más probable es que lo haga en el peor momento, cuando más nos urja tener que coger nuestro coche. Si tu batería ha dicho basta pero necesitas tu coche, aún puedes arrancar tu coche de estas cuatro formas:

1. Empujando

Empujar el coche es uno de los clásicos que todos hemos, al menos, oído alguna vez. Se trata de un método que suele funcionar, pero que sólo es válido para coches con transmisión manual. Consiste en empujar tu coche con el contacto dado hasta que coja la velocidad suficiente (normalmente 6 ó 7 km/h) para poder meter segunda velocidad y soltar de golpe el embrague.

2. Llamar a la grúa

Si cuentas con asistencia en carretera, llama: vendrá la grúa con un arrancador (una especie de batería portátil muy potente) que servirá para poner en marcha el motor de tu coche casi con total seguridad.

Grúa | Agencias

3. Usar pinzas

Si tienes más de un coche en casa o tienes a mano a algún vecino o vecina que te haga el favor, siempre puedes tirar de pinzas. Recuerda que es conveniente colocar las pinzas con ambos motores apagados y, antes de arrancar, activar todos los consumidores eléctricos disponibles como luces, luneta térmica o la radio, con el fin de evitar posibles picos de tensión en el coche con la batería muerta.

4. El método de la rueda

Es posiblemente el más complicado, pero puede servir para sacarte de un aprieto. Se trata de levantar el eje motriz del coche y dejar engranada una velocidad (normalmente 1ª o 2ª). Con una tela o cuerda enrollada en la superficie del neumático, y de un tirón lo más fuerte posible, podrás poner en marcha tu motor. VER VIDEO ARRIBA.