Centímetros Cúbicos » Noticias Motor

Podrían ser decisivos

Los retrovisores y el ABS: dos nuevos puntos clave en la ITV

Resulta sencillo estar preocupado por la ITV, y ahora se añaden dos motivos más de la mano de los retrovisores y los ABS.

Publicidad

La ITV puede suponer, en determinadas ocasiones, un auténtico quebradero de cabeza, sobre todo cuando nuestro coche no se encuentra en condiciones óptimas. Y es que cada vez las inspecciones son más duras y estrictas, y prueba de ello es la aclimatización a un contexto más exigente en el que los retrovisores y el sistema de ABS pasan a ser puntos claves en la revisión, pudiendo provocar un resultado desfavorable en caso de que no se encuentren en las condiciones apropiadas.

Así es, estos dos aspectos del coche serán objeto de revisión en las ITV, algo que no debería suponer un problema si nos preocupamos por nuestro bienestar y por el del propio coche al tratarse de elementos de suma importancia. Pero vamos a ver con detenimiento en qué condiciones pueden los espejos retrovisores y los ABS costarnos una ITV.

Y es que los procedimientos de inspección a los que se acoge este sistema reciben novedades desde el día 1 de junio de 2021. Entre ellas se encuentran estos dos aspectos de los que tendremos que preocuparnos más a menudo si queremos no solo pasar con éxito la ITV, sino también asegurarnos de ir a bordo de un coche seguro.

De esta manera, en caso de detectar un funcionamiento erróneo del sistema de ABS o el posible desprendimiento de un retrovisor, será catalogado como defecto grave. En el caso de los ABS se considerará defecto leve el testigo del control de estabilidad; como defectos graves carencia del sistema de ABS en un coche obligado a llevarlo, testigo de fallo en el sistema de ABS y problemas en el conjunto de elementos que permiten el correcto funcionamiento de los ABS.

Por otra parte, los espejos retrovisores serán considerados como defecto leve en caso de que haya fijación defectuosa y defecto grave en caso de que haya riesgo de desprendimiento. También se revisará la existencia de estos, la correcta ubicación de los mismos dependiendo de cada vehículo, el estado del espejo y la fijación de los mismos.

Sea como fuere, tenemos que tener en cuenta que estos elementos no son superfluos ni forman parte de la ornamentación del coche; son componentes de seguridad que deben de ofrecer un riguroso buen estado. De lo contrario, podemos estar expuestos a algo mucho más grave que tener que repetir un ITV: padecer un accidente.

Publicidad