Centímetros Cúbicos » Noticias Motor

Limitada únicamente a 200 unidades

El Lexus GS se despide para siempre con la Black Line Special Edition

El Lexus GS es uno de los modelos más icónicos de la firma de lujo japonesa, que ha decidido terminar con una saga de berlinas de lujo que arrancó en 1994

Lexus GS Black Line Special Edition

Lexus Lexus GS Black Line Special Edition

Publicidad

Lexus cuenta en la actualidad con una nutrida gama de modelos entre los que destaca la presencia de varias variantes de estilo SUV, sin duda el tipo de vehículo más demandado en los últimos años. Tanto, que su gama de berlinas ha visto reducida su popularidad de manera tajante hasta el punto de optar la marca por terminar con uno de los integrantes más conocidos, el Lexus GS.

Nacido en 1994, el Lexus GS ha prolongado su existencia durante cuatro generaciones diferentes, aunque en España hace ya aproximadamente dos años que ha dejado de comercializarse. Con un planteamiento clásico de berlina premium, se ha enfrentado a sus rivales alemanes con mucha tecnología y mucha calidad de construcción, aunque no ha sido suficiente para sobrevivir de la manera en la que sí lo han hecho sus adversarios.

Lexus GS Black Line Special Edition
Lexus GS Black Line Special Edition | Lexus

Ahora Lexus ha anunciado la retirada final del modelo con la versión especial Black Line Special Edition, de la que sólo se fabricarán 200 unidades destinadas al mercado estadounidense. Esta edición especial utilizará el motor más popular allí, y el último que se ha vendido: un bloque 3.5 V6 de gasolina con algo más de 300 CV, que hacían del Lexus GS350 un vehículo prestacional y a la vez equilibrado.

Esta Black Line Special Edition parte del acabado más deportivo, el F Sport, estando disponible únicamente en dos colores: Caviar (negro) y Ultra White (blanco perlado). Sobre éste acabado se añaden elementos específicos como las llantas de aleación, pintadas en negro mate, o una tapicería específica que mezcla las tonalidades rojas con las negras. No faltan los remates en color negro brillante, así como las pinzas de freno pintadas en color naranja en un claro guiño a la deportividad. Sin duda, una despedida agridulce para un modelo que, al menos en Europa, se ha visto sustituido por el más barato -y menos emocionante- Lexus ES.

Publicidad