La seguridad es lo más importante a la hora de circular pero en especial en invierno son frecuentes situaciones, influidas por la meteorología, que pueden ponerla a prueba. Eso conlleva una serie de multas a las que te expones si incumples algunos reglamentos que pondrán en peligro tu vida, la de tus acompañantes y la del resto de conductores o incluso viandantes.

Algunas están recogidas de manera específica en el Reglamento General de Circulación y otras se pueden deducir de las afirmaciones que recogen algunos de sus artículos.

No solo hay que tener cuidado con la manera de circular si no también con aspectos como la indumentaria que llevas mientras conduces o el estado de partes del coche tan importantes para la seguridad como pueden ser los neumáticos o la luna delantera.

Por todo ello son calificadas como multas de invierno, puesto que su origen son situaciones que se dan en meses de frío, cuando el tiempo puede traer hielo o nieve.

Si quieres saber cuales son las multas que te pueden poner en invierno y la cuantía de cada una de ellas, dale al play. VER VÍDEO.

¿Matrícula en mal estado? Ojo, es motivo de multa

Las placas de matrícula son uno de esos elementos que ya todos asumimos como normales, a fin de cuentas, es lo que nos permite identificar un vehículo y distinguirlo de cualquier otro, es algo así como su DNI de cara a la administración. La matrícula es la encargada de hacer de nuestro vehículo un elemento único en la carretera, por lo que circular con las placas de matrícula de forma irregular puede ser motivo de sanción.

Si la placa de matrícula de nuestro coche (cualquiera de las dos, tanto la delantera como la trasera) son ilegibles por culpa de la suciedad (por ejemplo tras haber circulado por barro o por nieve) las autoridades pueden multarnos con hasta 200€. Es recomendable por tanto echar un vistazo de vez en cuando al estado de las placas de la matrícula, y pasarles un trapo cada cierto tiempo si solemos circular por firmes muy sucios.