Centímetros Cúbicos » Noticias

HAY DIFERENTES PLAZOS

¿Las multas de tráfico pueden caducar?

Si la correspondiente Administración tarda más de la cuenta en enviarte la notificación, te puedes librar del castigo. Eso sí, los plazos son amplios.

Publicidad

Según los datos de la Dirección General de Tráfico (DGT) la mayor parte de las multas que ponen los agentes están relacionadas con tres infracciones: aparcamientos en espacios limitados o en doble fila, exceso de velocidad y usar el teléfono móvil durante la conducción. Lo normal es que las notificaciones lleguen por correo postal certificado o a la Dirección Electrónica Vial (DEV), pero ¿qué pasa si no es así? ¿Caduca la sanción?

A veces, el período de gestión de una multa se dilata en el tiempo por diferentes motivos. Cuando estos casos son extremos la inevitable consecuencia es que la sanción prescribe. O lo que es lo mismo: caduca y se queda sin validez porque ha sobrepasado el plazo que hay estipulado para notificar la sanción al conductor infractor.

El tipo de infracción

¿Cuándo pasa esto? La respuesta la tenemos que buscar en el Artículo 112.1 de la Ley de Seguridad Vial, que explica cómo varían los plazos en función del tipo de incumplimiento que se ha llevado a cabo: “El plazo de prescripción de las infracciones previstas en esta ley será de tres meses para las infracciones leves y de seis meses para las infracciones graves y muy graves”. Además, este período comienza a contar a partir del mismo día en que los hechos han tenido lugar.

Así las cosas, si te han puesto una multa y no te llega dentro de esos plazos lo único que tienes que hacer es disponer de las pruebas suficientes para corroborar que la sanción no ha llegado dentro de los plazos adecuados.

Una multa con errores

Las cosas cambian cuando la notificación que llega a tu buzón físico o al electrónico lo hace con algún error. La cultura popular ha hecho creer a muchos conductores que, hoy en día, es posible anular la sanción impuesta cuando la matrícula, la marca, el modelo o el color de tu coche no es el que figura en la notificación. Nada más lejos de la realidad: si esto ocurre, la Dirección General de Tráfico te la enviará de nuevo rectificada. Eso sí, si tardan más de la cuenta… puede que termine caducando.

Publicidad