Centímetros Cúbicos » Noticias Motor

Una simple luz que puede suponer el suspenso en la inspección

Las ITV advierten: no superarás la inspección con este testigo encendido

Las estaciones de ITV aumentan el control sobre los vehículos más modernos, pero…¿por qué?

Publicidad

Nuestros coches son indudablemente mejores que hace años: cada vez son más 'listos', más eficientes y más seguros, características que los hacen más aptos para utilizar a diario aunque, eso sí, también los hacen más susceptibles de controlar, de una manera o de otra, su funcionamiento.

Precisamente de eso, de controlar el funcionamiento de nuestros coches en el día a día, se encargan las estaciones de ITV, que han lanzado un recordatorio relativo a los vehículos más modernos, aquellos matriculados con posterioridad a 2008. Y es que éstos coches, homologados ya bajo estrictas normas anticontaminación, pueden ser los protagonistas de un sonoro “suspenso” en caso de no acudir a la ITV en plena forma.

¿A qué nos estamos refiriendo? Pues básicamente a que éstos coches no superarán la inspección técnica si acuden a la estación con uno de los testigos más importantes encendidos. No hablamos del testigo del sistema de freno, tampoco del testigo que regula el funcionamiento del sistema airbag de nuestro habitáculo, sino del testigo MIL o “testigo motor.

El testigo motor es un testigo, generalmente de color naranja, que hace referencia al funcionamiento de los diferentes sistemas que regulan el nivel de contaminación del motor que equipa nuestro coche. Cuando éste se enciende significa que algún elemento del conjunto motriz no funciona correctamente y, por tanto, el motor no está en condiciones de funcionar de acuerdo a la normativa anticontaminación bajo la que fue homologado.

Cuando esto sucede nuestro coche estará funcionando de manera irregular, emitiendo más sustancias contaminantes de las que debería. Este testigo puede encenderse sin que nosotros notemos nada en concreto: suele implicar una avería en sistemas que no tienen relación directa con el motor como el catalizador o las sondas lambda.

Cuando se enciende y a la vez notamos que el motor no funciona de manera correcta (vibra más de la cuenta, suena diferente o no entrega toda la potencia que debería) significa que algún elemento que interviene en la combustión no está actuando adecuadamente. Es el caso de las bujías, los inyectores o las bobinas de encendido.

Con esta luz encendida en marcha desde la ITV nos advierten que no podremos superar la inspección si acudimos aunque nosotros no percibamos ningún problema de funcionamiento en el motor, de manera que deberías revisar concienzudamente tu coche antes de pasar la ITV.

Publicidad