Centímetros Cúbicos » Noticias Motor

Tráfico te recuerda las consecuencias de una colisión

Las 3 colisiones que -siempre- sufrirás si tienes un accidente de tráfico

¿Cuáles son los verdaderos efectos de una colisión de tráfico en nuestro cuerpo? La DGT las enumera, y puede que te lleves una sorpresa.

Publicidad

Los accidentes de circulación son una de las grandes lacras a las que se enfrenta la sociedad: cada año cientos de personas se dejan la vida en la carretera, por lo que las administraciones centran anualmente sus esfuerzos en controlar esos comportamientos que pueden llegar a causar la muerte a algunas personas. VER VÍDEO DE ARRIBA.

En un accidente de circulación se suceden varias acciones en un brevísimo periodo de tiempo, de manera que una colisión supone en realidad la consecución de varios golpes para los pasajeros de un vehículo que lamentablemente choca en circulación. La DGT nos recuerda que, en realidad, una persona que viaja en un vehículo que sufre un accidente tiene que soportar tres colisiones diferentes, siendo una de ellas la más letal y la responsable de la mayoría de las muertes que se producen a bordo de un vehículo:

Vehículo contra vehículo

Es la primera colisión que un cuerpo sufre cuando sobreviene un accidente de tráfico en el que existen dos vehículos involucrados. En esta ocasión, la carrocería de los respectivos vehículos suele ser la responsable de absorber la mayoría de la energía desencadenada en el golpe, de forma que el cuerpo humano hace frente únicamente a un porcentaje de la misma que, cuanto más moderno es el vehículo, menor suele ser.

Cuerpo contra objetos

La segunda colisión que se produce es la del cuerpo humano contra los objetos que lo rodean. Esta es, de hecho, la más grave de las colisiones y la que produce en la realidad la mayoría de los fallecimientos debido a las lesiones que Estos golpes producen en el organismo. Es por ello que el cinturón de seguridad es tan importante: evita que el cuerpo golpee con las piezas del vehículo que nos rodean, piezas como el salpicadero o los paneles de las puertas.

Además, los cinturones de seguridad -especialmente los más modernos- son capaces de regular la fuerza con la que sujetan el cuerpo, limitando el esfuerzo que éste tiene que soportar y minimizando así el estrés que el organismo sufre al ser detenido y sujetado por el cinturón de seguridad.

Órganos internos contra el esqueleto

El esqueleto es el encargado de mantener los órganos internos en su lugar, protegiéndolos de golpes y cuerpos extraños. Al sufrir una deceleración brusca, los órganos se golpean contra el esqueleto, pudiendo lesionarse gravemente. Es por ello que el exceso de velocidad es tan lesivo, ya que a mayor velocidad, más intensa es la deceleración en caso de accidente.

Publicidad