Son muchos los que asocian la alergia a la llegada de la primavera, pero lo cierto es que en algunas zonas de España ya ha comenzado la floración y polinización de algunas especies que son muy alergénicas como, por ejemplo, los cipreses y las arozónicas. Si padecer alergia ya es incómodo en nuestro día a día, cuando nos ponemos al volante la cosa se complica. Consciente de ello, la Dirección General de Tráfico (DGT) nos da algunos consejos para conducir con alergia.

Aunque se puede confundir con un resfriado o una gripe, síntomas como el picor de ojos, la destilación nasal, los estornudos o el malestar pueden estar provocados por una reacción alérgica. En función de nuestro nivel de alergia, podemos sufrir desde molestias leves a muy importantes. Algo a tener en cuenta si usamos el coche a diario o tenemos previsto hacer un viaje porque, como nos recuerda la DGT, encadenar diez estornudos fuertes mientras conducimos por carretera puede ser peligroso.

Si nuestra alergia está diagnosticada, tendremos que empezar a tomar la medicación que nos mandaron en su día. Sin embargo, si no hemos pasado por la consulta del médico, la Dirección General de Tráfico nos recomienda pedir cita y, sobre todo, no automedicarnos. VER VÍDEO.

Fuente: DGT