La Dirección General de Tráfico (DGT) juega con la posibilidad de establecer un número mínimo de clases prácticas antes de poder examinarse ya que, según estadísticas del organismo, el 73% de los alumnos suspende al primer intento. Una de las soluciones que ha planteado a este porcentaje de suspensos, es establecer un número mínimo de clases, tanto teóricas como prácticas, para que no sea el alumno quien decida cuándo presentarse, como ocurre en la actualidad. Ahora mismo el alumno es libre de presentarse a ver si aprueba lo que, según Gregorio Serrano López, director de la DGT, está provocando que algunas jefaturas se saturen con examinados que no están lo suficientemente preparados para presentarse. Ha culpado de estas cifras a “ todos”. Del mismo modo, ha señalado que, un cambio en la formación podría suponer " llegar a un número de aprobados en primera convocatoria similar al resto de Europa". Fuentes: Agencias En Centímetros Cúbicos: , .