Centímetros Cúbicos » Noticias Motor

Una medida para luchar contra el fraude de los coches de baja

La DGT anuncia cambios para los coches más viejos: adiós a los fraudes en desguaces

Cada vez es más frecuente encontrarse con coches que, en lugar de haberse dado de baja de manera definitiva, aparecen registrados como de baja definitiva, un problema que la DGT quiere resolver

Publicidad

Seguro que no es la primera vez que oyes hablar de los “coches zombis”, coches que, en teoría, han sido dados de baja por sus legítimos dueños o por un desguace autorizado para su destrucción y achatarramiento pero que, en realidad, no han sido destruidos y han sido revendidos o exportados sin autorización expresa de sus propietarios.

Este fenómeno cada vez es más común debido al poco control que existe sobre las “bajas temporales”, un trámite que, gracias a su sencillez, rapidez y bajo coste, permite que cualquier persona pueda dar de baja su vehículo de manera casi instantánea sin que ello suponga un problema administrativo siempre y cuando el vehículo no circule por vía pública.

Las bajas temporales están pensadas para vehículos que van a pasarse largas temporadas sin circular en vía pública, permitiendo así a su dueño ahorrar dinero en términos de impuestos, inspecciones técnicas o seguros, ya que un vehículo que está de baja no tiene que estar al día de todo esto que acabamos de mencionar.

En la actualidad las bajas temporales son indefinidas en el tiempo: un propietario puede dar de baja temporal su vehículo de manera indefinida, lo que supone un problema si se trata en realidad de un desguace fraudulento o ilegal, que pretende exportar el vehículo, pudiendo incluso volver a darlo de alta sin que el propietario sea consciente de ello.

Para la DGT este hecho es un problema serio y grave, un problema que pretende resolver con la modificación del Reglamento General de Vehículos que cortará de raíz esta práctica tan peligrosa y, por supuesto, ilícita. Y es que dentro de unas semanas las bajas temporales pasarán a ser, como su propio nombre indica, temporales.

De esta manera, al solicitar una baja temporal, ésta no será nunca más indefinida, sino que tendrá una duración preestablecida de un año como máximo. Tras este año, si el propietario no manifiesta la intención de alargar -de nuevo por un año- la baja temporal, el vehículo pasará de nuevo a estar de alta, una situación que será debidamente comunicada a su propietario.

Con esta práctica la DGT tendrá constancia de que los vehículos que se encuentren de baja lo estén por legítimo interés de sus dueños, controlando así mucho mejor una parte del envejecido parque automovilístico español.

Publicidad