Centímetros Cúbicos » Noticias Motor

Apenas queda tiempo para adquirir tu nuevo coche

La cifra que nadie quiere aceptar: tu coche nuevo costará casi 1000€ más en apenas 6 semanas

Los coches nuevos llevan meses con sus ventas muy resentidas a consecuencia del confinamiento, y la llegada de una nueva homologación de emisiones empeorará aún más la situación.

Publicidad

Cada año se venden en nuestro país alrededor de un millón de coches nuevos. Por tanto, para que cada uno de ellos pueda ser matriculado es necesario abonar una serie de impuestos, entre el que se encuentra el impuesto de matriculación. En la actualidad, muchos de esos vehículos que se matriculan “se libran” de pagar al homologar unas emisiones de CO2 iguales o inferiores a 120 gr/km.

Sin embargo, a partir del 1 de enero de 2021 entra en funcionamiento una nueva normativa de homologación de emisiones, mucho más restrictiva -y realista- que hará que las cifras de homologación sean sensiblemente superiores a las actuales. Esto es una buena noticia en términos de veracidad, ya que los compradores podrán saber, de manera fidedigna, cuánto consume y cuánto contamina el vehículo en el que están interesados.

La mala noticia llega (como casi siempre) de la mano del bolsillo, ya con cifras de homologación de emisiones más realistas (y más elevadas en la inmensa mayoría de casos) muchos vehículos saltarán de “tramo” fiscal a la hora de abonar el impuesto, de manera que varios modelos pasarán de estar exentos (pagar el 0%) a pagar el 4.75%, mientras que muchos otros pasarán de pagar el 4.75% a pagar el 9.75%.

Las cifras que manejan tanto los fabricantes como los concesionarios son alarmantes, y alertan de que en cuestión de 6 semanas más del 50% de vehículos vendidos en España pasarán a pagar al menos un nuevo tramo de impuesto de matriculación. Se estima que, de media, el alza en los precios finales superará los 800€, una cifra muy elevada para muchos compradores.

Desde Hacienda y desde el Ministerio de Industria se afirma que se está trabajando en varias vías para intentar minimizar el impacto económico, aunque también se reconoce que, al menos de momento, no han encontrado una solución al problema.

Publicidad