Centímetros Cúbicos » Noticias Motor

DURAN 1.500 CICLOS

¿La batería del coche deja de ser eficaz con el paso del tiempo?

Cuando la batería de un dispositivo electrónico necesita, cada vez, más cargas acabamos sustituyéndola o comprando uno nuevo: algo que es complicado cuando se trata de un vehículo eléctrico.

Publicidad

A la hora de poner a punto un coche eléctrico el procedimiento es sencillo y de sobra conocido: su batería se agota y para recargarla hay que enchufarlo a la red. Funciona, al fin y al cabo, como otros dispositivos electrónicos que tenemos en casa… pero ¿tiene los mismos problemas? Con el paso del tiempo, ¿la batería acaba perdiendo eficiencia?

Cuando estos sistemas de alimentación van sumando ciclos de carga y descarga, su duración va bajando de forma progresiva hasta que nos vemos obligados a cambiarlos o a comprar uno nuevo. Una operación que se antoja complicada cuando hablamos de coches eléctricos: no es lo mismo adquirir un vehículo que un teléfono móvil, una tablet o un ordenador portátil.

1.500 ciclos

Tal y como recoge La Vanguardia, hay similitudes entre las baterías: son de litio y sufren una degradación tecnológica parecida, pero tenemos que tener en cuenta que la del móvil, por ejemplo, está funcionando casi todo el día y la del coche no. Esto tiene lugar durante la carga porque es un proceso estresante y se agudiza cuando se apuesta por una carga rápida porque el calentamiento es mayor. De ahí que se hayan integrado sistemas de refrigeración integrado.

La batería de un coche eléctrico aguanta unos 1.500 ciclos. ¿Cuántos kilómetros supone esto? En un vehículo con una capacidad de 40 kWh (una autonomía de 200 kilómetros) estaríamos hablando de 300.000 kilómetros y a partir de los 200.000 pierde entre el 15 y el 20% de su capacidad inicial de carga.

¿Se puede evitar esta pérdida de eficiencia?

Sí y no. Podemos ayudar a no acelerar ese proceso evitando que se descargue del todo; si esto ocurre alguna vez, no pasa nada, pero no puede convertirse en algo recurrente. Otra forma en la que podemos contribuir a ralentizar ese desgaste es evitando la situación contraria: aparcar el coche durante largos periodos de tiempo cargado al 100%. Si va a estar inactivo durante varios días (a partir de 20, por ejemplo) conviene dejarlo al 50 o al 60% para evitar el estrés de la batería.

Publicidad