Centímetros Cúbicos » Noticias Motor

Únicamente se construirán ocho unidades, a entregarse en 2022

Jaguar vuelve a producir el C-Type ganador de Le Mans. ¡Corre que vuelan!

Forman parte del proyecto Continuation de Jaguar Classic, algo que la firma británica ya realizó con el E-Type y con el D-Type.

Jaguar_Classic_C-Type

Jaguar Jaguar_Classic_C-Type

Publicidad

El renacer de un mito. Los modelos de competición de los años cincuenta siempre se caracterizaron por tener un cierto embrujo debido a su sencillez, sus atractivas siluetas y las tardes de épica que lograron los competidores en aquellas tardes de gloria y riesgo. Desde hace tiempo que Jaguar ha querido recuperar a través de su departamento de Jaguar Classic, algunos de sus modelos más importantes, dando a luz a la serie 'Continuation', que pretende aprovechar por tanto las especificaciones de aquellos coches con el avance tecnológico que ha sufrido la industria durante el último siglo.

Después del anuncio en 2018 de la decisión de recuperar el Jaguar D-Type, ahora ha sido el turno del icónico vehículo de carreras de 1953, el Jaguar C-Type, con el que la firma se proclamó ganadora de las 24 Horas de Le Mans en aquel mismo año. En su corazón lucía un motor de seis cilindros y 3.4 litros, alimentados por tres carburadores Weber 40DC03, el cual era capaz de entregar hasta 220 CV de potencia para unos 965 kg de peso. Como dato curioso, el modelo original ya contaba con frenos de disco en las cuatro ruedas, por lo que a nadie le podrá parecer un atentado contra la memoria histórica que este también los emplee.

Jaguar_Classic_C-Type
Jaguar_Classic_C-Type | Jaguar

Aunque pueda sonar a tentador, también hay que decir que la tirada será muy limitada, y Jaguar Classic apenas producirá ocho unidades del C-Type de 1953 para los afortunados clientes, las cuales se espera que sean entregadas en un evento conmemorativo en 2022 para celebrar el 70 aniversario, aunque todavía sin definir la fecha exacta. De original, del de la década de los cincuenta, apenas se produjeron 53 modelos, 43 de ellos fueron a parar a clientes y el resto fueron utilizados por la propia Jaguar, por lo que estamos frente a un vehículo histórico del que apenas existen ejemplares.

En el interior, que nadie espere grandes comodidades ni compatibilidad con Android Auto o Apple Car. Se ha respetado lo más fielmente posible el diseño original, con pequeños asientos con almohadilla terminados en cuero verde, un retrovisor central, tacómetros analógicos y un pequeño parabrisas delante del piloto para garantizar ligeramente que esté protegido frente a la acción del aire o la presencia de pequeños insectos. En el pasado también era clave debido a las grandes cantidades de aceite que solían dejar los coches y que en carrera podían convertirse en una pesadilla.

Aunque de serie trae unos cinturones homologados, también se puede adquirir opcionalmente con arneses homologados por la FIA, e incluso Jaguar tiene un configurador en el que podremos vestir al C-Type con 12 combinaciones distintas de colores para su carrocería, algo de lo que sin duda no se pudieron beneficiar los primeros compradores.

Jaguar_Classic_C-Type
Jaguar_Classic_C-Type | Jaguar

Publicidad