Centímetros Cúbicos » Noticias Motor

UNA PRÁCTICA HABITUAL

Las "islas fiscales" del impuesto de circulación: así funcionan para pagar un 700% menos

El impuesto de vehículos de tracción mecánica, más conocido como impuesto de circulación, supone un importante gasto anual que muchos intentan ahorrarse

Publicidad

Contar con la ventaja de tener un coche "a la puerta" de nuestra casa supone un importante gasto anual. Y es que no estamos hablando únicamente de comprar un vehículo, sino que después hay que mantenerlo, tanto a nivel técnico, como a nivel administrativo, así como asegurarlo y, evidentemente, adquirir combustible o energía eléctrica con la que poder alimentarlo y, por tanto, moverlo. Además, cada año hay que hacer frente al impuesto de vehículos de tracción mecánica, más conocido como "impuesto de circulación".

El impuesto de circulación depende de varios factores, ya que se utilizan variables como el tipo de vehículo, su cilindrada o su potencia. Hay que tener en cuenta, además, que se trata de una tasa impositiva de competencia municipal, es decir, depende de los ayuntamientos de manera que no se cobra lo mismo en Madrid que en un pueblo de Soria. Es precisamente en este último punto en el que empiezan los "problemas", ya que las diferencias entre las zonas más caras y las más baratas son muy importantes.

¿Qué son las "islas fiscales" del impuesto de circulación?

Según la Asociación Nacional de Inspectores de Hacienda Pública Local (ANIHPL) existen varios "paraísos fiscales" sobre el Impuesto sobre Vehículos de Tracción Mecánica (IVTM). Se trata de, generalmente, pequeñas poblaciones apartadas de los grandes núcleos urbanos donde el gravamen es mucho menor, de manera que la tributación es mucho más liviana para su titular aunque éste, bien sea persona física o bien sea empresa, no resida en ese municipio.

De hecho, ANIHPL señala que compañías de renting podrían haber abierto presuntamente locales fantasma como "tapadera", intentando así justificar la matriculación de varias decenas de vehículos en municipios en los que, según el censo, apenas residen unas pocas personas lo que da lugar a situaciones en las que se pueden apreciar municipios en los que el ratio de coche/persona está inflado de manera claramente artificial, llegando a contabilizarse hasta 100 vehículos por cada persona censada.

Ojo, esta situación, que en principio es legal siempre que una empresa cuente con una sede real o una persona física resida en el municipio, puede terminarse tras la reciente sentencia del pasado enero de 2022 del Juzgado de lo Contencioso-Administrativo nº10 de Barcelona en el que se respalda la actuación del cuerpo de inspectores de Ayuntamiento de Barcelona, desestimando así el recurso presentado por una empresa de alquiler de vehículos que, al parecer, contaba con una de esas oficinas "fantasma" en un pequeño municipio de la comarca del Bagés, en Barcelona.

Publicidad