En ocasiones, cuando realizamos viajes largos, optamos por poner los pies sobre el salpicadero del coche y es un grave error. No solo puede costarnos una multa importante sino que también puede llevar a tener consecuencias muy serias para nuestra salud y nuestra vida podría cambiar para siempre.

Debemos olvidarnos de esta práctica inadecuada y mantener siempre una postura correcta mientras viajamos para que los dispositivos como el cinturón de seguridad funcionen correctamente.

Según el artículo 18 del Reglamento General de Circulación: "El conductor deberá cuidar especialmente de mantener la posición adecuada y que la mantengan el resto de los pasajeros, y la adecuada colocación de los objetos o animales transportados para que no haya interferencias entre el conductor y cualquiera de ellos". VER VÍDEO.

Te puede interesar: Conducir con chanclas, con el brazo por fuera, comiendo...¿me pueden multar por ello?

Conducir, sobre todo para los que nos gusta, es siempre un placer. La sensación de control, de poder movernos de un lado a otro con total libertad, es muy agradable. Tras años y años conduciendo, lo normal es que el gesto de conducir se convierta en algo mecánico, en algo que ni siquiera llegamos a pensar. Simplemente llegas, te sientas y conduces.

Para conducir, no obstante, es primordial poner los cinco sentidos en la carretera. La velocidad es un factor mortal, pero si tenemos toda la atención puesta en la carretera, no tiene porqué pasar nada. Sin embargo, cuando conducimos acostumbramos a combinar la conducción con otros gestos tan aparentemente sencillos como beber agua o comer algo.

¿Supone un peligro realizar alguno de estos gestos mientras estamos conduciendo? ¿Puede acarrear una sanción conducir y beber agua a la vez? La DGT despeja todas las dudas y da una respuesta: no, no van a multarte por beber agua mientras conduces...siempre que no suponga una falta de seguridad a los mandos. Será el agente de turno el que se encargue de dirimirlo...