La industria automotriz todavía tiene mucho margen de mejora y áreas por explorar. Hyundai Motor Group precisamente se ha centrado en desarrollar la que es la primera tecnología de control activo de ruido de rodadura del mundo, también conocido por sus siglas como RANC. El fabricante surcoreano pretende de esta forma reducir drásticamente el ruido que se cuela en el interior del habitáculo cuando está el vehículo circulando o en marcha.

Los datos no dejan lugar a dudas. Con la reducción del ruido de rodadura de hasta 3 decibelios se consigue uno de los interiores más silenciosos de la actualidad, líder de su segmento y que en principio se estrenará en la próxima generación del Hyundai Génesis.

La premisa es clara: se busca reducir el ruido de motor y de rodadura que es perceptible por los ocupantes cuando el vehículo se encuentra circulando, especialmente a velocidad media. A través de la utilización del RANC, lo que se realiza es identificar y analizar el sonido que hay dentro del vehículos, mitigándolo activamente con la emisión de ondas sonoras invertidas que se acoplan a las ondas entrantes y las neutralizan.

Obviamente esta tecnología es mucho más efectiva en comparación con el método pasivo de bloqueo del ruido a través del aislamiento acústico, logrando además tener efecto un rango mayor de longitudes de onda, por si fuera poco, el método de aislamiento acústico existente que consistía en aislamientos acústicos y amortiguadores dinámicos, aumentaban el peso, por lo que, con la utilización de micrófonos, sensores y el sistema de audio se consigue eliminar esos kilos extra consiguiendo una mejor eficiencia especialmente en el infrasonido.

El RANC será incluso más notable en su implementación en vehículos eléctricos, consiguiendo reducir al máximo la sonoridad dentro del habitáculos, aprovechando que no hay prácticamente ruido del tren motriz en los vehículos eléctricos y de pila de combustible. Eliminado este de la ecuación se vuelve incluso más importante el acabar con el ruido de rodadura y del viento. Esta tecnología es además capaz de realizar un análisis de ruido para combatir el ruido dependiendo de en qué asiento nos encontramos situados.