Centímetros Cúbicos » Noticias Motor

SEGÚN SPG TALLERES

Hora de cambiar el anticongelante: ¿cómo debe ser?

Es el responsable de mantener la temperatura óptima del motor para que este funcione a elevadas temperaturas sin problema alguno.

Publicidad

Aunque su nombre parece que indica lo contrario, la época en la que más se desgasta el líquido anticongelante es en los meses de más calor. La razón es simple: es el encargado de mantener la temperatura óptima del motor y para ello recorre un circuito en el que está el radiador, el termostato, la bomba de agua, la botella de expansión… A la hora de cambiarlo te encontrarás con una gran variedad de líquidos: ¿cómo debe ser el anticongelante de tu coche?

Se mezcla con agua destilada y está compuesto por químicos que reducen el punto de solidificación y su misión es refrigerar la mecánica, pero también impedir la corrosión de los componentes que participan en este proceso y que suelen estar formados por metales incompatibles electroquímicamente. Para ello, se añade al circuito de refrigeración de los motores térmicos para que puedan funcionar a elevadas temperaturas.

Cómo debe ser el líquido anticongelante

El líquido anticongelante es un elemento de larga duración, pero pierde sus propiedades con el uso del coche. Tal y como explica SPG Talleres, hay que cambiarlo cuando hayamos recorrido entre 40.000 y 50.000 kilómetros o después de dos años de uso para no reducir la vida útil del motor. Llegado este momento: ¿cómo debe ser anticongelante que compres para tu coche? Apunta:

  • No debe formar espuma y si lo hace, ésta debe desaparecer inmediatamente
  • Su viscosidad debe ser baja para que pueda fluir por los conductos sin resistencia
  • Tiene que ser anticorrosivo
  • No debe formar depósitos sólidos de calcio o magnesio
  • Su capacidad calorífica debe permitir que aguante los 90 grados, aproximadamente
  • Su temperatura de congelación debe ser baja, inferior a la del agua
  • Su temperatura en ebullición tiene que estar por encima de la temperatura del motor

¿Orgánico o inorgánico?

En este sentido, hay dos tipos de líquido anticongelante: orgánico e inorgánico. Son muchos los conductores los que se decantan por el primero porque dura más, cuenta con aditivos que protegen de una forma más efectiva materiales como plásticos o aluminios, no contienen nitratos ni silicatos ni fosfatos y generan muchos menos depósitos sólidos. Y, sobre todo, no mezcles ambos tipos porque la reacción podría provocar espuma y la formación de burbujas que pueden deteriorar el motor y sus conductos.

Publicidad