Centímetros Cúbicos » Noticias Motor

Hell se rinde al dominio de Johan Kristoffersson y del Volkswagen en Polo R Supercar

Hell se rinde al dominio de Johan Kristoffersson y del Volkswagen en Polo R Supercar

Johan Kristoffersson consiguió en Noruega su cuarta victoria de la temporada y lo que se conoce en el rallycross como un fin de semana perfecto.

World RX

Agencias World RX

Publicidad

Se esperaba que Hell fuera un buen termómetro para ver cómo iba a avanzar la temporada del Mundial de RallyCross ya acercándose a su ecuador, sin embargo, lo que nos dejó la cita noruega, sexta fecha del calendario 2018 fue una auténtica exhibición por parte del defensor del título intercontinental, Johan Kristoffersson. El sueco consiguió en casa de su compañero de equipo, Petter Solberg, lo que es considerado como “el fin de semana perfecto” dentro de la disciplina, o lo que es lo mismo, el mejor tiempo en la sesión de prácticas, las victorias en Q1, Q2, Q3 y Q4 y los triunfos en semifinales y final.

No era la primera vez en la que el Circuito de Hell asistía a una demostración de fuerza de estas características. En 2016, Andreas Bakkerud, también conocido como ‘Baby Blue’, conseguía frente a sus paisanos un triunfo con la misma notoriedad cuando todavía era piloto de Ford Performance y la Hoonigan Racing Division. En el caso de Kristoffersson significaba su cuarta victoria de la temporada de cinco posibles y una ventaja aún mayor en el camino de conseguir su segundo título de Campeón del Mundo de RallyCross.

Sébastien Loeb, que hasta ahora había sido el único rival que había logrado poner freno a la racha del piloto de Volkswagen Suecia sufría uno de sus domingos más negativos de esta temporada, no tomando la joker lap obligatoria en su carrera de la tercera manga y recibiendo por tanto treinta segundos de penalización que le retrasaban en clasificación intermedia. Dicha posición le hizo coincidir en la primera semifinal con los Volkswagen Polo R Supercar oficiales, monturas que en teoría iban a ser las mecánicas a batir debido a las especiales características de esta pista en la que la tracción y la estabilidad en frenada son claves.

World RX
World RX | Efe

El francés se quedaba por primera vez en la temporada fuera del podio de la gran final (único piloto que había logrado acabar entre los tres primeros en las cuatro carreras anteriores), estando a su vez fuera de la final, algo que pasaba factura en su lucha por el campeonato con Kristoffersson, viendo como el escandinavo ya cuenta con 30 puntos de ventaja en la general. Petter Solberg aprovechaba el toque de Timmy Hansen en la última y definitiva carrera para pasar de la última línea de parrilla hasta la tercera plaza, escoltando a los dos suecos, Kristofferson y Ekström que estaban reinando en su país. El bicampeón del World RX y del WRC en 2003 se sitúa también tercero en el campeonato tras un negativo inicio de campaña, caracterizado por algún contacto con su compañero de equipo y con otros pilotos.

La carrera noruega además vería el debut en la disciplina de Alex Wurz. El antiguo piloto de Fórmula 1 y de Toyota en el Mundial de Resistencia hacía de esta forma su primera internada en el Campeonato del Mundo al volante de un Ford Fiesta Supercar propiedad del equipo austriaco de Max Pucher. Hijo de Franz Wurz, antiguo Campeón de Europa de RallyCross, Alex no pudo llegar a semifinales, aunque terminó por delante de otros pilotos habituales en las listas de inscritos. Tampoco pudieron pasar el corte de los 12 mejores pilotos los dos Renault Mégane R.S. Supercar del equipo GCK, demostrando que en este tipo de circuitos sufren mucho respecto a los vehículos de las formaciones oficiales.

Publicidad