No corren buenos tiempos para los amantes del automovilismo en el sentido más clásico de la palabra: la "pureza" en el automóvil cada vez está más diluida, y la capacidad de los fabricantes de automóviles de desarrollar y lanzar al mercado vehículos verdaderamente emocionantes cada vez es más limitada. Por eso, cada vez que una marca "se atreve" a dar el paso, nosotros lo celebramos intensamente.

Es precisamente lo que sucedió hace ya unos años cuando Toyota, de la mano de Subaru, lanzaron al mercado los Toyota GT86 y Subaru BRZ, dos deportivos 2+2, con motor bóxer atmosférico en posición delantera, cambio manual y tracción al eje trasero con diferencial autoblocante, un auténtico "lienzo en blanco", una fantasía para que los amantes de la velocidad pudieran disfrutar de un "coche de los de antes".

toyota-gt8611 | Centímetros Cúbicos

Sin embargo, su alto precio y sus prestaciones algo "escasas" para algunos clientes han hecho que sus ventas no sean todo lo brillantes que aparentemente podrían llegar a ser, de ahí que se comenzase a especular con una desaparición de ambos modelos sin ninguna intención de sucesión por parte de las marcas. Finalmente los malos augurios no se han llevado a cabo, ya que Toyota ha confirmado, de forma definitiva, que la segunda generación del Toyota GT86 ya está en fase de desarrollo.

Aún no se conocen muchos detalles acerca de la configuración mecánica de esta nueva generación de deportivos nipones, aunque todo apunta a que el motor 2.0 bóxer atmosférico actual no podrá seguir ocupando el vano motor de los GT86/BRZ debido a las altas emisiones contaminantes. De ahí que se especule con la utilización de un nuevo motor bóxer turboalimentado, con una potencia superior a los 250 CV, que se instalará en la plataforma TNGA de Toyota, la misma que utilizan modelos como el Toyota Corolla, el Toyota CH-R o el Lexus UX250h.