El interior de nuestro coche es uno de los puntos más delicados si hablamos de la lucha contra el coronavirus: a fin de cuentas, se trata del lugar donde pasamos más tiempo cuando utilizamos el vehículo, tocando constantemente elementos como el volante o la palanca de cambios, pudiendo ser fuente de contagio si nuestro vehículo lo utilizan más personas o si lo usamos con asiduidad y estamos expuestos a lugares con potencial riesgo de contacto con material infectado.

Por eso, conviene saber qué podemos utilizar y qué debemos descartar cuando se trata de desinfectar nuestro coche. En nuestra casa tenemos, seguro, todo lo necesario para deshacernos del virus y dejar el interior de nuestro coche limpio y desinfectado sin necesidad de ningún gasto adicional y sin que nos suponga ningún esfuerzo adicional.

En cuanto a material desinfectante, los más efectivos son la lejía y el alcohol, siempre que la concentración de este último sea superior al 60%. VER VÍDEO DE ARRIBA.

Te puede interesar: Las mejores formas de limpiar la tapicería de tu coche sin estropearla y que dure

Te enseñaremos a quitar las manchas comunes de la tapicería de tu coche sin estropearla, centrándonos en varios materiales como la piel o el cuero. En cualquiera de los casos, lo primero es retirar los restos sólidos o más grandes, utilizando para ello un trapo seco. Presta atención en los pliegues, para que no se queden restos.

Si la tapicería es de piel, pasa un cepillo suavemente para eliminar el polvo. Si la tapicería es de cuero pasa un paño húmedo con jabón y seca el exceso de agua con un paño seco. Si hablamos de tela, con una esponja húmeda y agua con jabón limpia el tejido desde dentro hacia fuera.

Utiliza un limpiador específico de tu tapicería con el cepillo, usando movimientos circulares. En la tela podemos utilizar detergente el polvo para tela, con un efecto similar al de la lavadora. Limpia la zona con un trapo de microfibra húmedo y luego pasa otro seco para eliminar el exceso de agua.

Utiliza de vez en cuando un abrillantador para la piel o el cuero a fin de mantener la tapicería brillante y sin decoloraciones.