Centímetros Cúbicos » Noticias Motor

¿En qué consiste ésta maniobra tan poco conocida?

Giros acondicionados: la DGT te explica qué son y cómo se realizan

Los giros acondicionados son una maniobra que pocos conductores conocen en nuestro país, pero la DGT nos anima a practicarla con seguridad

Publicidad

La seguridad durante la circulación es una tarea de todos aquellos "actores" involucrados en la carretera, de manera que conocer las normas al dedillo y respetar al resto de usuarios de la carretera es fundamental a la hora de circular con la máxima seguridad posible. Los conductores podemos realizar numerosas maniobras al volante de nuestro coche con el fin de llegar de manera segura y rápida a nuestro destino.

Sin embargo, hay maniobras que, por ser menos comunes y habituales, son también menos conocidas y, por tanto, los conductores por norma general no estamos familiarizados con ellas, un hecho que puede llegar a ser un problema si nos tenemos que enfrentar a una situación que requiera una de estas maniobras para garantizar tanto nuestra seguridad como la del resto de conductores o peatones que nos rodean.

 

Una de las maniobras menos conocidas por los conductores son los giros indirectos, también denominados por la DGT como "giros acondicionados". Se trata de una maniobra de cambio de dirección que desde Tráfico han decidido explicar a través de su perfil en la red social Twitter, donde con una pequeña animación nos especifica, punto por punto, qué es lo que tenemos que hacer si nos estamos enfrentando a algo así.

Cómo realizar un giro acondicionado

Un giro acondicionado es algo así como un giro "en dos fases" en una vía en la que no se permite cambiar de dirección de manera directa, algo que se debe especificar mediante una señal de prohibición de giro. Si esta señal está presente, deberemos realizar un giro acondicionado.

Para ello, si nuestra intención es girar a la izquierda, deberemos empezar girando a la derecha y cambiándonos de carril, todo ello en una maniobra señalizada con el intermitente indicando el giro hacia el lado contrario al de nuestro destino final. Tras ello deberemos esperar en un ceda al paso o en un STOP a que la vía principal esté despejada de tráfico, ya que tenemos que atravesarla para poder terminar el giro hacia la dirección deseada. Una vez atravesada la vía principal, habrás completado el giro acondicionado con seguridad.

Publicidad