Las ITV se encargan de garantizar, en la medida de lo posible, que todos los vehículos que circulan por nuestras carreteras lo hacen con un mínimo de seguridad tanto a nivel técnico como a nivel administrativo, mejorando las condiciones de circulación para todos. Sin embargo, como máquinas que son, nuestros coches están compuestos por miles de piezas que pueden fallar en cualquier momento, aunque no deberían hacerlo. ¿Es posible pasar la ITV con fallos en tu coche? VER VÍDEO.

1. Fallos graves

Los fallos graves son aquellos que impiden una correcta circulación del vehículo, por lo que suponen un suspenso automático en la inspección. Con un sólo fallo grave ya no podrás seguir circulando con libertad con tu coche hasta que no lo subsanes por completo y la ITV se cerciore de que el fallo ha sido eliminado.

2. Fallos leves

La creencia de que existe un número máximo de fallos leves en la inspección está muy extendida. La realidad es muy diferente: no existe un número máximo de fallos leves en la inspección, por lo que da igual que tengas un fallo leve o diez fallos leves: el resultado final de la inspección no se verá alterado, y seguirá siendo aprobada sin ningún problema. ¿Qué tipo de fallos se consideran leves? VER VÍDEO.

Las ITV exigen que no se pueda renovar el seguro si no se ha pasado la inspección

La Asociación Española de Entidades Colaboradoras de la Administración en la Inspección Técnica de Vehículos (AECA-ITV) ha solicitado la prohibición de la renovación del seguro en caso de que el automóvil no haya pasado la ITV.

Según la asociación, esta es una de las medidas que AECA-ITV ha puesto sobre la misma para luchar contra el absentismo de los conductores a la hora de pasar la inspección técnica de sus vehículos, que llega al 20%. Este dato es más preocupante en otros tipos de vehículos, pues se eleva hasta el 40% en furgonetas, el 43% en motocicletas y el 58% en ciclomotores.