PEGATINA V-26

Las etiquetas medioambientales de la DGT no son cuatro, son cinco: ¿para qué coches es la pegatina que casi nadie conoce?

La quinta etiqueta medioambiental fue creada dos años después del resto y está destinada a un grupo concreto de vehículos

Publicidad

Cero, Eco, B y C. Con estas cuatro ‘palabras’ es fácil deducir que estamos haciendo referencia a las etiquetas medioambientales con las que la DGT clasifica, desde 2016, el parque automovilístico español. Sin embargo, en ese grupo falta una pegatina que pocos conductores conocen porque se creó para un grupo concreto de vehículos (coches y motos). Así es V-26, la gran olvidada.

¿Qué es la pegatina V-26?

V-26 es la quinta etiqueta medioambiental, que fue creada en 2018. Comparte forma con todas ellas y es muy parecida a la Cero porque también es de color azul. No obstante, en ella no aparecen ni los datos del vehículo eléctrico o hibrido enchufable ni el cero: contiene, en su interior, el dibujo de un coche blanco rodeado por cinco personas. Debajo está el logotipo de la DGT en color plata.

¿Para qué coches es la pegatina V-26?

La pegatina V-26 está destinada a los vehículos compartidos o de carsharing: coches y motos. El Reglamento General de Vehículos los define como aquellos destinados “al alquiler sin conductor que se dedica a un uso concatenado e intensivo por un número indeterminado de usuarios dentro de una zona de servicios delimitada. Debe estar disponible, en cualquier momento, para ser utilizado mediante el empleo de aplicaciones móviles”.

Las etiquetas de la DGT son cuatro
Las etiquetas de la DGT son cuatro | Pixabay

¿Es obligatoria la pegatina V-26?

Por normal general, el uso de la pegatina V-26 no es obligatorio, aunque sí recomendable. No obstante, su presencia dependerá de las ordenanzas municipales de cada ayuntamiento porque son ellos los encargados de regular su obligatoriedad: por ejemplo, en Madrid sí es necesaria.

Su ubicación es la misma que la del resto de etiquetas medioambientales: en la esquina inferior derecha de la luna delantera. Si ya figura otra de las pegatinas de la DGT, deberá colocarse por encima de ella. Y el vehículo si no tiene parabrisas, como las motos, hay que ponerla en un lugar visible.

¿Por qué se creó la pegatina V-26?

Consciente del papel que juegan los vehículos compartidos en la movilidad sostenible y consciente de lo numerosas que son las empresas que prestan estos servicios, la Dirección General de Tráfico ha buscado una manera de homogeneizar el carsharing a nivel nacional.

Y no sólo eso. La etiqueta ambiental V-26 sirve, según el Ministerio de Interior, para “la correcta identificación de los vehículos de uso compartido es necesaria para analizar el impacto de los desplazamientos, facilitar el desarrollo de estrategias de movilidad y adoptar medidas de seguridad vial”. El objetivo es, también, facilitar a los agentes de tráfico y a las administraciones su reconocimiento cuando, por ejemplo, circulan por los carriles VAO o acceden a las plazas destinadas a estos vehículos en los aparcamientos.

Te puede interesar... El test de 10 preguntas para descubrir todo lo que sabes sobre las etiquetas medioambientales de la DGT

Antena 3 » Noticias Motor

Publicidad